Alexander Zverev se posicionó por primera vez en las semifinales de Roland Garros, instancia en la que enfrentará al griego Stefanos Tsitsipas, lo que supone un choque entre el sexto y quinto mejores del mundo por su ranking.

Zverev, quien se había convertido en el primer alemán en alcanzar los cuartos de final en Roland Garros desde Michael Stich en 1996, venció con contundencia al español Alejandro Davidovich Fokina por 6-4, 6-1 y 6-1.

“Estoy en unas semifinales de Grand Slam y hasta el momento he jugado muy sólido. Sé que los partidos previos a las semifinales no son fáciles. Creo que me he medido ante rivales que son muy complicados de derrotar, por eso tuve que jugar al nivel desplegado durante estas últimas semanas o subir un poco más para poder tener esta oportunidad”, dijo Zverev tras su duelo de cuartos.

El alemán tuvo un inicio complicado en el que llevó a cinco sets la primera ronda contra Oscar Otte.

Desde entonces no ha vuelto a perder ningún set. El tenista externó que su ascenso en los Grand Slam tiene que ver con el factor de haber aprendido a lidiar con la presión.

“Tal vez en los últimos años estaba muy obsesionado con esto y eso no me vino nada bien. Antes de que llegaran Medvedev o Tsitsipas, todos me veían como el jugador llamado a ganar un major. No fui muy paciente conmigo mismo y siento que ahora he aprendido a lidiar un poco más con la presión. Tal vez ahora estoy un poco más tranquilo en los torneos. El objetivo al fin y al cabo no ha cambiado en absoluto”.

Este año, Zverev se coronó en la pista dura de Acapulco y en el Masters 1000 de Madrid, de tierra batida, donde derrotó en cuartos al gran especialista de la superficie, Rafael Nadal. Su próxima tarea no será sencilla, pues enfrentará al griego Tsitsipas, que es el tenista que más partidos ha ganado este año: 38.

Tsitispas derrotó al ruso Daniil Medvedev, número dos del mundo, por 6-3 7-6 (3) y 7-5, para meterse en semifinales del torneo por segundo año consecutivo y extender así una excelente temporada en arcilla, donde ha ganado en Lyon y Montecarlo este año.

"Me enfrentaba a uno de los mejores jugadores del circuito. He tenido que mantener la intensidad y elevar mi nivel de juego a lo largo del partido. No le he dejado muchos espacios, es uno de mis mejores partidos de la semana, estoy muy contento. Jugar en tierra batida en París me trae buenos recuerdos, espero llegar todavía más lejos", declaró el griego.

deportes@eleconomista.mx