Ser el pick número uno en el draft de la NBA no significaba tanto desde el 2003, cuando los Cleveland Cavaliers eligieron a Lebron James; 17 años después The King es uno de los atletas mejor pagados en el mundo, gracias a su gran contrato multianual con los Lakers (36 millones de dólares por año) pero mayormente a lo que asociarse con su imagen representa, lo que le hizo cobrar 56 millones de dólares en patrocinios el año pasado.

El ahora portador de la estafeta de gran prospecto en la NBA es Zion Williamson, quien antes de pisar la duela para un partido profesional vio venderse 10,000 boletos de temporada de los 16,800 disponibles en el Smoothie King Center. Su contrato con los New Orleans Pelicans fue de cuatro temporadas y 44 millones de dólares, mientras que su acuerdo con la marca Jordan de Nike ascendió a 75 millones de dólares por 5 años.

Ser la primera selección en el draft de cualquiera de las más importantes ligas americanas representa una gran oportunidad en el mundo comercial: las marcas los tienen en la mira para calzarlos. DeAndre Ayton, selección uno global en el 2018, firmó con Puma un acuerdo multianual por más de 1 millón al año, según ESPN. Antes de convertirse oficialmente en el primer pick del 2016, Ben Simmons ya había firmado con Nike, firma que también obtuvo al pick número uno y dos del draft del 2015, Karl-Anthony Towns y D’Angelo Russell.

En el ranking anual de SportsPro que evalúa el potencial de comercialización de los atletas durante los próximos tres años, teniendo en cuenta criterios como la edad, el mercado interno, el carisma y la voluntad de ser comercializados, Williamson se encontró en el top tres. Los argumentos fueron haber obtenido las mayores ventas en jerseys que cualquier otro novato en la historia luego de los primeros cinco días de ser seleccionado.

El prospecto también posee un acuerdo con 2K, la empresa distribuidora de videojuegos por un tiempo que se especula en tres años, y con Panini, que posee la exclusiva de sus cartas coleccionables.

El abogado especialista en deportes Darren Heitner indicó a SportsPro que “el crecimiento del juego (en la NBA) ha sido tremendo durante la última década. La cantidad de espectadores e interés incluso más allá del baloncesto realmente ha ayudado al juego y a los jugadores a crecer en cuanto a la comerciabilidad, incluso en cuanto a la cantidad de dinero que están ganando”.

Éxito internacional en París

Récord de patrocinadores

La NBA tendrá su primer partido oficial en Francia, con el encuentro entre los Charlotte Hornets, cuyo propietario es Michael Jordan, y los Milwaukee Bucks, donde juega el MVP griego Giannis Antetokounmpo.

El juego se llevará a cabo mañana en el AccorHotels Arena de París, y contará con el apoyo de 14 patrocinadores, un récord para un juego de la Liga en Europa.

El principal socio es beIN Sports, quien se encargará de la transmisión y es socio de la NBA en Francia. Los otros socios son Beats by Dr. Dre (Beats), Fanatics, Foot Locker, Gatorade, Nike, Parions Sport, SAP, Tissot y 2K, además de los patrocinadores promocionales Accor, La Banque Postale, Pringles y Yop.

“La respuesta de los fanáticos y la comunidad empresarial en general no ha tenido precedentes, lo que resultó en un récord de 14 socios para nuestro primer juego de temporada regular en Francia”, dijo Vandana Balachandar, vicepresidenta de Asociaciones Globales de la NBA EME. “Agradecemos a todos nuestros socios por su colaboración en una variedad de emocionantes actividades de participación de los fanáticos mientras París espera celebrar a la NBA y dar la bienvenida a los fanáticos del baloncesto de todo el mundo”.

Los boletos ya están agotados y el juego se transmitirá en vivo para más de 200 países y territorios en televisión, medios digitales y redes sociales.

Los fanáticos también podrán asistir a NBA House, la experiencia interactiva gratuita para aficionados de la NBA y el lugar de hospitalidad, del 23 al 26 de enero, en Halle des Blancs Manteaux.

[email protected]