La última plaza en Juegos Olímpicos para México llegó del tenis, que estará a cargo de las raquetas de Renata Zarazúa y Giuliana Olmos. La baja de otras naciones le dio a las mexicanas su boleto en la modalidad de dobles, mientras que Zarazúa también estará participando en singles al tomar el lugar de la estadounidense Cori Gauff, quien fue baja de último momento al resultar positiva a covid-19.

El viernes, la Federación Mexicana de Tenis (FMT) hizo oficial la participación de las tenistas en los Juegos Olímpicos de Tokio, lo que marcó el regreso de unas representantes femeniles por primera vez desde Atlanta 1996, cuando Angélica Gavaldón disputó el certamen.

“El tenis femenil ha crecido, antes era el varonil el principal, ahora es el femenil y estoy muy orgulloso de ellas”, expresó Agustín Moreno, ex tenista que representó a México en los Juegos de Seúl 1988 y que en esta ocasión acompañará a las tenistas como entrenador.

Zarazúa y Olmos han regresado los reflectores al tenis femenil cosechando importantes logros en el último par de años. En el Abierto Mexicano de Tenis 2020, Renata tuvo su mejor actuación al llegar hasta semifinales y superó la primera ronda de Roland Garros, marcando la primera vez en 20 años que una mujer mexicana participó en el cuadro principal de un Grand Slam en singles, lo que además ha sido el mejor momento de su carrera hasta ahora.

“El año pasado me ayudó mucho a tener experiencia a este nivel y podría decirte que estas olimpiadas vienen en el mejor momento en el sentido de que física y mentalmente estoy súper preparada”, dijo Zarazúa en conferencia de prensa en el Centro Deportivo Chapultepec.

La capitalina ocupa el puesto número 133 del ranking de singles de la WTA y su participación en esta modalidad en la justa veraniega llegó de forma sorpresiva, sin embargo, declaró sentirse preparada.

“Es un poco que cae por sorpresa porque estos días sólo habíamos estado entrenando para dobles, porque mi objetivo era ir a dar lo mejor ahí, pero ahora se me viene también el singles. Por una parte no es nada diferente, porque me enfoco más en eso; en mi carrera, en el año, siempre trato de poner en prioridad mi singles, así que estoy súper preparada para eso. Es un orgullo, ya que vas hasta Tokio a jugar las dos (modalidades)”.

Su coequipera, Giuliana Olmos, ocupa el puesto 27 en el ranking de dobles de la WTA. En mayo de este año ganó el Masters 1000 de Roma al lado de la canadiense Sharon Fichman, mientras que en 2020 lo hizo en el Abierto Mexicano de Acapulco junto a la estadounidense Desirae Krawczyk.

“Este año me he enfocado más en dobles y por eso me ha ido mejor; también tengo una pareja con la que juego casi cada torneo y creo que por eso me ha ido mejor. Es muy difícil cambiar parejas, llevo casi todo el año jugando con Sharon Fichman, tenemos mucha confianza en nosotras y creo que por eso nos ha ido bien”, dijo Olmos a El Economista.

“También este año siento que tengo más experiencia y creo que puedo estar en un nivel muy alto y también ganar ahí. En años anteriores sólo quería entrar a los torneos y ahora quiero ganar; creo que tengo el tenis y estoy jugando a un nivel (en el) que lo puedo hacer. También he entrenado muy duro estos años y muy duro en Los Ángeles con ‘bebé’, él estuvo conmigo en Wimbledon y creo que eso también me da mucha confianza. Espero que pueda llevar mi buen tenis a Tokio”.

El equipo viajará el 20 de julio por la madrugada para llegar el miércoles a Tokio, donde tendrán dos sesiones de entrenamiento antes de que el tenis comience su actividad el 24 de julio.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx