Acapulco, Gro. Toma asiento. David Ferrer se despojó de la indumentaria negra con la que se convirtió en tricampeón del Abierto Mexicano de Tenis 2012. Parece que saberse el segundo jugador más ganador de títulos en la historia del torneo que cumplirá dos décadas no le genera emoción. Su rostro es adusto, como lo fue minutos antes en la conferencia de prensa. Ahora porta una playera blanca holgada, al tiempo que detrás de él y de pie ya lo esperan los principales organizadores de la justa.

El sexto mejor jugador del mundo se dispone a hablar con El Economista. No condiciona el tiempo, por medio de su lenguaje corporal apenas esboza una sonrisa en su endurecido semblante.

Subirás a un avión y seguirás con tu gira en la ATP, cuando estés en él, ¿qué emoción crees tener?

Será un cariño especial el que me trae este público. Lo que sin duda me hace muy feliz, respondió.

La satisfacción número 17 a lo largo de la historia del Abierto Mexicano propició que las ganancias de Ferrer en nuestro territorio ahora se ubiquen en 747,135 dólares desde que ha acudido a la sede de Guerrero en el 2003, 2004, 2005, 2010 y 2012.

Dicha cifra es 5.7% del total de tus ingresos como tenista. ¿Qué significa esto para ti?

No me deja nada, no juego por dinero al tenis. Por suerte soy un privilegiado que puede vivir del tenis y agradecer a mi familia que me inculcara este deporte como un gran valor de la vida, comentó.

A Ferrer, quien ya es poseedor de 14 campeonatos en torneos Asociación de Tenistas Profesional, se le cuestiona que si después de México hay una motivación especial para seguir con el resto del año.

Es el poder hacer bien mi trabajo, tener esa satisfacción personal que la gente te reconoce y eso es muy bonito. Personalmente es el hecho de ganar más títulos como tenista y persona , expresó.

La charla culmina de manera breve, así como fueron cada una de sus victorias en el Abierto Mexicano 2012, empero, se plantea regresar el año que entra para igualar el récord de Thomas Muster y sus cuatro títulos. Si no me lesiono, volveré , culmina.

La Armada dominó Latinoamérica

Con la coronación de David Ferrer en el Abierto Mexicano de Tenis 2012, la Armada Española fue la amplia dominadora en la gira de ATP por América Latina, tras adjudicarse tres de los cuatro torneos: Sao Paulo, Buenos Aires y Acapulco, a través de Nicolás Almagro en Brasil y Ferrer en Argentina y México.

Ferrer, nacido en Javea y número seis del mundo, se lleva un acumulado monetario de 360,815 dólares en poco más de un mes. Por su parte, Nicolás Almagro ingresó 158,095 dólares y Fernando Verdasco obtuvo en singles 147,185.

Por otra parte, el tenista argentino Juan Mónaco, vencedor en Viña del Mar, recabó 87,875 dólares en tres torneos en los que tomó parte.

diego.fragoso@eleconomista.mx