Zurich. El presidente de la Concacaf, Jack Warner, suspendido provisionalmente por la FIFA por su presunta implicación en un caso de corrupción, anunció que realizará nuevas revelaciones sobre el organismo rector del futbol, en declaraciones al canal Sky Sports News.

Había predicho un tsunami y todavía no han visto nada , lanzó Jack Warner, vicepresidente de la FIFA, suspendido de forma provisional mientras dura la investigación interna sobre un presunto fraude electoral.

Al final de la jornada (de este lunes), para Blatter, será necesario que esto cese , añadió sin dar más precisiones.

Debo decir que contemplo mi suspensión como la peor forma de justicia en una organización deportiva. Mi sanción era premeditada, digan lo que digan, los miembros del Comité de Ética no estaban predispuestos a escuchar, sólo tenían que hacer lo que les habían dicho que hicieran , subrayó.

Warner reveló el domingo una donación de Joseph Blatter de un millón de dólares a la Concacaf el 3 de mayo.

Ese hecho molestó al presidente (de la UEFA), Michel Platini, que estaba presente, y se acercó a Valcke, diciéndole que Blatter no tenía permiso del comité de finanzas para ese donativo, a lo que Valcke respondió que encontraría el dinero para Blatter , según el comunicado de Warner.

Blatter habló sin especificar si se trataba de una respuesta a la denuncia de Warner, de la puesta en marcha y desarrollo de dos proyectos Goal, una iniciativa de la FIFA para el desarrollo del futbol, dotado de 500,00 dólares, con motivo del 50 aniversario de la Concacaf.

En el comité ejecutivo de la FIFA de este lunes hemos hablado de mi programa de actividades, y en ese programa estuvimos en el congreso de la UEFA, de la Conmebol y de la Concacaf, que celebraba su 50 aniversario. Para celebrar ese 50 aniversario les quise regalar dos proyectos Goal , dijo Blatter.

Esos proyectos tienen que ser pasados a la FIFA y luego al comité Goal y después al comité ejecutivo que aplaudió esa decisión , añadió Blatter.

Otra denuncia de Warner era la referente a un intercambio de e-mails con el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, en el que éste le habría hablado de Mohammed Bin Hammam.

El catarí y presidente de la Confederación Asiática (AFC), que hasta el sábado era rival de Blatter por la presidencia de la FIFA, habría afirmado que los cataríes querían comprar la FIFA como habrían hecho con la sede del Mundial-2022.

Los organizadores de esa Copa del Mundo de dentro de 11 años reclamaron este lunes desde el pequeño país del Golfo Pérsico explicaciones urgentes sobre esos

comentarios.

EISS