Álvaro Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de futbolistas, explicó que los futbolistas de los Tiburones Rojos no se presentarán al partido de la jornada 14 de la Liga MX contra Tigres en el Estadio Luis Pirata Fuentes por los adeudos que enfrenta la directiva.

“Se llegó a una decisión, no se va a jugar el próximo viernes. No va a haber otra voz más que la mía como presidente de la asociación. Entonces, está firme la decisión de los jugadores del Veracruz y los vamos a apoyar. Hemos tenido contacto con otros jugadores que han mostrado el apoyo y es un llamado a todos para ser solidarios con esta situación que es real y que no podemos esconderla”.

Ortiz dio a conocer que son situaciones variadas. Existen casos de jugadores a los que no se les paga desde hace seis meses y los refuerzos para el Apertura 2019 no han cobrado desde su llegada e inclusive hay utileros que duermen abajo del estadio en colchonetas.

“Esperamos tener noticias entre jueves y viernes, pero hoy no sólo es el tema de Veracruz. Hace un año trabajamos en un contrato para las transferencias y hoy está en la FIFA atorado. Basta de decir que no sabían. Esperemos que no se llegue a más. No es una amenaza, es un hecho real”, agregó.

En México la existencia de dobles contratos en el futbol es un secreto a voces y tampoco se revela el verdadero monto de los sueldos a los jugadores; por ende, se desconoce sobre las atribuciones que por ley deben darse al Servicio de Administración Tributaria.

Desde noviembre del 2018 se retomó por la Autoridad Investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), el procedimiento para indagar prácticas monopólicas absolutas en el mercado de fichajes de jugadores y el intento por corregir los procesos de contratación de los futbolistas en México.

La investigación de la Cofece implica el análisis sobre reclutamiento, contratación y políticas que toman los empleadores (clubes) para hacerse de los servicios de jugadores profesionales.

Desde entonces, las alarmas se encendieron en Veracruz, pero permearon al futbol mexicano.

“Hay muchos dobles contratos y se tiene que firmar que hay jugadores no sólo de Veracruz, sino de los demás equipos que no tienen copia de su contrato”, dijo ayer Álvaro Ortiz. 

Previo al suceso, Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, dijo el martes pasado que en caso de que un equipo no se presente a jugar, la penalización es el descenso automáticamente; luego, se comenzará un proceso de desafiliación.

Mientras el dueño de la franquicia, Fidel Kuri Grajales, dijo que los futbolistas se presentarán a jugar de una u otra forma.

“Se ha hablado con ellos, no sé por qué tanto alboroto, me estoy dedicando a resolver un problema que existe. La situación del Veracruz la conocen todos, está en los medios; cuando presenté a (Raúl) Arias dije que había unas deudas con los jugadores y se están cubriendo”, comentó a Marca Claro.