Lo mismo le dio al chaval aguascalentense ponerse de rodillas para iniciar su faena de muleta, que torear lento, estático, erguido, con mando y trasmisión, o de llevar ante la cabalgadura a su enemigo con lances por chicuelinas, y es que el joven hermano del desaparecido Mario Aguilar está que no cree en nadie y desde que se abrió de capa así lo dejó entrever.

El tercer novillo de la tarde, de nombre Cacique, tuvo un recorrido que hizo crecer las esperanzas tanto de Miguel como del público asistente, el espigado torero no se lo pensó y lanceó a la verónica, llevó ante el caballo y realizó lucido quite con una variante de saltilleras que le fue muy coreado.

Ya con la muleta, inició de rodillas con una serie por el lado derecho que repitió tres veces ya puesto en pie para seguir con un pase de trinchera, adornos y probó por el lado natural; hilvanó una tanda de Manoletinas y concluyó su labor de una estocada perfecta que hizo rodar sin puntilla al burel para recibir las dos orejas.

En su segundo, el hidrocálido joven no se conformó y le plantó cara a un astado que le presentó algunas dificultades y al que lanceo por el mismo tenor, le pisó los terrenos cuando éste pretendió rajarse y lo despachó de un espadazo que también tuvo efectos inmediatos para cosechar otro apéndice con la concebida salida en hombros al finalizar el festejo. En este novillo el menor de la dinastía Morales pegó un excelente puyazo y Christian Sánchez saludó en el tercio por octogésima cuarta ocasión tras parear con mucha exposición al burel.

Gran triunfo de los Forcados Potosinos, quienes al mando de su cabo de cara, Alejandro González, realizaron una excelente y emotiva pega al primer intento para saludar en los medios, no así, el rejoneador Diego Luoceiro, quien pasó desapercibido en la colocación de rejones y banderillas, dejó muy mal colocado el rejón de muerte, escuchó dos avisos y la gente se metió duro con él.

Grata impresión dejaron Héctor Gutiérrez y Diego San Román, quienes por sus fallas con los aceros se tuvieron que conformar, el primero con palmas tras un aviso y vuelta al ruedo; mientras que San Román saludó en el tercio luego de matar al cuarto y escuchó palmas tras un aviso después de terminar con la vida del cierra plaza. En el primer enemigo de Gutiérrez su banderillero fue aplaudido cuando era trasladado a la enfermería luego de exponer mucho y ser alcanzado.

Ibelles y Hernández triunfaron en la octava

El diestro mexiquense, Sebastián Ibelles cortó sendas orejas el viernes en el octavo festejo de la campaña, la primera en el límite y la segunda se la protestaron por lo que también le silbaron al salir en hombros de la plaza; por su parte, André Jusef Hernández dejó claro su deseo de sobresalir en la profesión tras dos labores de entrega y valor, a su primero le cortó un apéndice con petición del segundo, y con el cierra plaza no alcanzó a tocar pelo por sus fallas con la espada y sólo pudo escuchar palmas tras un aviso; en cuanto a Francisco De Manuel, dio muestra de la calidad, técnica y valor que atesora, pero sus yerros a la hora de oficiar con el acero sólo le redituó en una salida al tercio en su primero y saludos en el tercio tras dos avisos en su segundo.