Tijuana se ha convertido en la ciudad campeona de México tres veces en la última década: dos con los Toros (2017 y 2021) en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y uno más con los Xolos (2012) en la Liga MX. La solidez de la ciudad ha atraído a grandes figuras como Fernando Rodney y Oliver Pérez, ex ligamayoristas, y a Juan Arango, ex futbolista del Borussia Monchengladbach de Alemania. Algo pasa en Tijuana para posicionarse como una plaza élite en la industria deportiva de México.

“Tijuana está en el radar ya como ciudad competitiva del deporte. Es el amo y señor del noroeste de México, no hay otros equipos de futbol a su alrededor y en el beisbol los más cercanos están en Sinaloa y Sonora. La plaza deportiva ya suma un poco más que Guadalajara, pues tiene más mérito lo que están logrando dos equipos (Xolos y Toros) que los cuatro en la capital de Jalisco (Chivas y Atlas en futbol y Charros y Mariachis en beisbol)”, analiza Javier Balseca, experto en marketing y patrocinios deportivos.

La última estrella la consiguieron los Toros durante la noche-madrugada entre el 15 y 16 de septiembre. Ellos construyeron su propia fiesta mexicana al reponerse de un 0-3 en la Serie del Rey 2021 contra Leones de Yucatán y convertirse así en apenas el segundo equipo que da la voltereta del campeonato, después de que lo hicieran los Charros de Jalisco en 1971.

Ante más de 17,000 aficionados en éxtasis, varios de los cuales se quedaron en los festejos hasta las 3:00 de la mañana, los Toros confirmaron su poderío en el segundo deporte de conjunto más popular del país (de acuerdo con Consulta Mitofsky, el beisbol tiene 34.4% de popularidad solo detrás del futbol con 55.3%). Desde que volvieron a la LMB en 2014, nunca han faltado a los playoffs y suman dos títulos en cuatro años.

Aunque Toros y Xolos no son los pioneros del deporte profesional en la historia de Tijuana, sí están marcando un precedente: “Hoy es una época dorada para el deporte profesional en la ciudad. Vivimos épocas diferentes, en aquel momento (décadas de los 70 y 80) nacieron los deportes profesionales, pero ahorita es un cambio totalmente radical porque vemos llenos todos los días, la gente la ves en la calle con jerseys de Xolos y de Toros, tiendas de souvenirs en los principales locales comerciales, pues los mismos equipos han hecho labor para penetrar con la sociedad”, describe a El Economista, René Mora, periodista deportivo tijuanense desde 1982.

“En el beisbol es digno el trabajo de reconocer de la familia Uribe, tomando en cuenta que tuvieron dos épocas en la LMB, la primera en 2004 (hasta 2008) y regresaron en 2014 en la Liga Norte con equipos solo de Baja California y Sonora, pero desde el primer día había llenos en el estadio.

“Antes de Toros, normalmente las entradas eran de 600 y 700 personas, pero cuando regresan a la LMB se vuelven un fenómeno con llenos todos los días; además, les gusta tener peloteros de renombre, dar un equipo competitivo a la ciudad y eso ha implicado mucho en cambiar la imagen de Tijuana”, agrega Mora, quien gracias a su trabajo en su ciudad fue elegido como la voz en español de los Padres de San Diego en las Grandes Ligas.

Los antecedentes del deporte profesional en Tijuana se remontan a 1971 con los Dragones, equipo de basquetbol que ganó el circuito superior (CIMEBA) en 1975, una liga que llegó a ser la más importante de este deporte en el país entre los 70 y 80. En 1977 llegaron los Potros para participar en el beisbol profesional en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), donde fueron campeones en 1977 y 1981.

En el caso del futbol, apareció Inter entre 1989 y 1997, llegando a una final por el ascenso a Primera División en 1995, la cual perdieron ante León, en ese entonces dirigido por Víctor Manuel Vucetich. Después llegó el proyecto de Chivas Tijuana, fuerzas básicas del equipo tapatío que solo compitieron entre 1997 y 1999, pero sin éxito.

No obstante, Mora recuerda que esos equipos jugaban ante promedios de afluencia de entre 1,500 y 4,000 aficionados, casi una cuarta parte de los 17,000 que en la actualidad entran al estadio Chevron de los Toros.

“Desde 2014 que Toros regresó lo ha hecho bien, ha jalado a mucha gente que se ha visto identificada. El mercado de Tijuana te da para dos cosas: una, porque alrededor no hay tantas cosas en el noroeste del país y estás lejos de toda comunicación con muchos estados. Dos: Xolos desde que ascendió hace muy bien la labor de traer a muchos paisanos (de Estados Unidos), algo que Jorge Hank (propietario) ha recalcado, el estar muy enfocados a consentir al paisano, al que cruza la frontera y va al estadio”, apunta Balseca.

El especialista en marketing destaca que Toros y Xolos son capaces de juntar casi a más de un millón de personas al año en sus estadios (786,000 en el beisbol y 300,000 en el futbol), con opciones de entretenimiento que han impulsado a marcas como AT&T, Strendus y Tecate a generar nuevos convenios, sobre todo con el equipo de beisbol.

“Las marcas la ven como una ciudad atractiva. Antes, (solo se veía a) los gringos venían de fiesta y a cargar gasolina, pero ahora hay mucho crecimiento, destinos aéreos, futbol, apuestas, beisbol y puedo terminar visita yéndome a San Diego (a 20 minutos de la frontera). La economía de Tijuana sí ha crecido y en conjunto es un muy buen crecimiento”, menciona Balseca.

Caliente y Calimax son ejemplos de empresas nacidas en Tijuana que han fortalecido el desarrollo económico de la ciudad y, por ende, del deporte, junto a un centro industrial con más de 200 maquiladoras de productos de exportación. De acuerdo con el reporte de la administración municipal 2019-2021, Tijuana tiene la tercera tasa de desempleo más baja del país con 2.029% y la Secretaría de Economía Estatal revela que la inversión privada en la ciudad es de 359.63 millones de dólares.

“En la ciudad tenemos grandes empresas, incluso internacionales, las principales marcas de autos tienen sus comercios aquí y por eso para los inversionistas Tijuana siempre será un punto muy importante, tomando también en cuenta la cercanía con EU y que ya hay vuelos a todo el país, a Japón, a China e incluso a Cuba”, recapitula René Mora.

El periodista con casi 40 años de trayectoria también destaca la labor de Toros y Xolos, llevando a sus mascotas a comunidades, escuelas, asilos, orfanatorios y plazas comerciales para interactuar con la gente, además de que peloteros de renombre como Manny Barreda e Isaac Rodríguez han llegado a jugar en ligas amateurs de la ciudad. “Eso te cambia mucho en la sociedad el ambiente que hay. Tijuana ahora es un lugar seguro que atrae mucha inversión”.

fredi.figueroa@eleconomista.mx