Hace muchos años en los barrios, los niños se peleaban por ser el portero del equipo. Eran los mejores, los más respetados, los capitanes. Entre dos piedras, dos mochilas, dos botes o una portería estaba el mejor y nadie lo dudaba.

Hoy, cuando vas al arco es porque probablemente seas el peor de todos tus amigos para manejar la pelota: no sabes hacer los túneles de Cuauhtémoc Blanco, no pisas con estética el balón como Benjamín Galindo, te hace falta ser más rápido que Juanito Hernández, más fuerte que el Kalimán Guzmán y no tienes los tiros de fantasía de Carlos Reinoso... no sabes jugar al futbol, pues.

Algunos bichos raros todavía piden estar en el arco. Pero antes, hace muchos años, como por los 70, los porteros eran la ley.

El primer Superman de carne y hueso fue portero. No fue Christopher Reeve. Miguel Marín se llamaba.

•••

Miguel Marín, probablemente el mejor portero extranjero que ha llegado a nuestro país desde hace 100 torneos, tenía un parecido al Clark Kent de las historietas. Sus altura, su fortaleza, su suéter de rayas azules, se han convertido en leyenda para el futbol mexicano.

¿Cuánto costaría hoy Superman Miguel Marín? 185,647 dólares (es lo que valdría en la actualidad, pagaron por él 30,000 dólares en 1970). La plata no hace justicia a la historia.

El Economista realizó una investigación de cuánto dinero han invertido en fichajes los clubes del futbol mexicano desde 1943 a la fecha con motivo de su centenario de torneos.

La cifra: 968 millones de dólares es lo que han gastado entre los más de 50 clubes que han estado jugando en la Primera División (ahora Liga MX). El ejercicio incluyó convertir las cifras del pasado al presente.

Cuando Superman Marín llegó a México en 1974, el futbol empezaba a desplazar al beisbol y al boxeo como los deportes más populares. La inflación llegó hasta mediados de los años 90 y los precios se empezaron a disparar.

“Era Superman Miguel Marín (...) y creo que está ayudando a San Pedro en las labores de no dejar que se cuelen ninguno inmerecidamente (...) San Pedro seguro fue un porterazo, me imagino”, dijo hace algunos años Ángel Fernández, el cronista que le apodó Superman en 1970.

•••

Las Águilas del América son quienes más dinero han invertido en fichajes en la historia del futbol mexicano. La cifra supera los 150 millones de dólares en jugadores, ¿todos redituables?

La compra más cara del club de Televisa ha sido la del colombiano Darwin Quintero, quien de acuerdo con Transfermarkt, pagaron al Santos 10.5 millones de dólares.

¿Cuántos Carlos Reinoso se hubiera comprado el club con ese dinero? 61.

El jugador chileno, considerado como uno de los tres mejores jugadores de la historia del club, y uno de los mejores extranjeros que han llegado a México le costó 23,000 dólares (148,339 dólares de la actualidad).

Para traer a Reinoso viajaron a Santiago, Chile, Alejandro Scopelli, Panchito Hernández, Pedro Costilla y el señor Carmona (nunca se ha identificado su nombre).

Los tres se reunieron los directivos del Audax Italiano y dentro de la oficina, Carmona, quien se identificó como el dueño de una agencia de coches, sacó escondidos entre su cinturón los dólares y así cerraron el negocio.

Nada de transferencias, ni videos, ni representantes... nada, lo fueron, lo vieron y llevaron el dinero en efectivo.

En aquel momento los dólares no podían circular en Chile por el llamado “bloqueo invisible” que impuso la presidencia de Richard Nixon de los Estados Unidos al gobierno de Salvador Allende.

•••

La inflación del futbol mundial, incluido México, es lo que ha desatado que existan precios estratosféricos por jugadores que no tendrán la relevancia ni la trascendencia de figuras del pasado. Por ejemplo, ninguno de los delanteros que han sido contratado en la última década por la Liga MX siquiera se acerca a lo que hizo en su momento Evanivaldo Castro Cabinho, quien es el máximo anotador en la historia del torneo local con 312 goles. Llegó en 1974 por lo que ahora representan 243,795 dólares.

Rodolfo Pizarro, un jugador que es considerado por muchos como una promesa, le costó a Monterrey casi 17 millones de dólares, fue descartado para ir al Mundial y entre en dos traspasos en los que ha estado involucrado los clubes han desembolsado por él casi 35 millones dólares.

Después de 100 torneos vale la pena recordar que la plata no puede ser un indicativo de quién es mejor que otro o quién merece un sitio en la historia.

[email protected]