El estadio Soccer City se vistió de gala en la inauguración del Mundial de Sudáfrica 2010, cuando sobre una lona gigante que cubría todo el rectángulo de juego saltaron decenas de bailarines vestidos con los trajes típicos de ese país, realizando danzas que dan pie al inicio de la justa mundialista.

Al centro del campo, un bol típico sudafricano hizo una réplica del propio estadio, con los mismos colores terrosos e idénticos agujeros en su estructura exterior.

Bautizada como: Bienvenida a nuestra casa en Africa y con una duración de 40 minutos, la ceremonia colocó a 1,500 artistas, entre ellos el cantante estadounidense R. Kelly, en un espectáculo que se vio ensombrecido por la ausencia del ex presidente Nelson Mandela.

En las tribunas se pudo apreciar a figuras como el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, así como el vicepresidente de EU, Joe Biden y presidentes como Felipe Calderón de México y el propio Jacob Zuma de Sudáfrica.

/doch