Stephen Curry comenzó su historia en la NBA en 2009, cuando tenía 21 años. Fue la selección siete en la primera ronda del draft de aquel año, cuando venía de los Wildcats de la Universidad de Davidson, ubicada en Carolina del Norte, a 800 kilómetros de su natal Ohio.

Fue en esa institución donde se dio sus primeros avisos para convertirse en referente de la NBA: se convirtió en seleccionado estadounidense para el Mundial Sub 19 de la FIBA en Serbia (2007), además del MVP de la Conferencia Sur del basquetbol colegial de su país con un récord de 502 puntos para un estudiante de primer año.

El 28 de febrero de 2009, Stephen se convirtió en el máximo anotador en la historia de la Universidad de Davidson con 2,488 puntos, una situación que ha revivido este 12 de abril en la NBA al convertirse en el máximo anotador en la historia de los Golden State Warriors.

Con 53 puntos de los 116 con los que su equipo derrotó a los Nuggets de Denver (que anotó 107), el base llegó a 17,818 puntos con la quinteta de San Francisco, superando así al histórico Wilt Chamberlain, quien logró 17,783 durante seis temporadas entre 1959 y 1965.

Curry lo logró en el doble de temporadas que Chamberlain, sin embargo, su rendimiento ha sido más importante en la consecución de títulos para el equipo.

Con Stephen en el plantel, los Warriors han ganado cinco de sus siete títulos de división (71%), cinco de sus 11 títulos de conferencia (45%) y tres de sus seis títulos de NBA (50%); por el contrario, con Chamberlain, solo ganaron un título de conferencia (1964).

En sus estadísticas individuales, Curry también es líder histórico de los Warriors en las siguientes categorías: anotaciones de tres puntos (2,719), asistencias (4,893), rotaciones (2,327) y porcentaje de efectividad de tiros libres (0.907), aunque aún está en cuarto lugar de promedio de puntos por juego con 23.9 contra los 41.5 de Chamberlain, el primero.

”Obviamente, (Chamberlain) es una leyenda que permanece en toda la liga, pero vestir el uniforme de los Warriors y habiendo estado aquí toda mi carrera es algo muy loco, así que tengo un par de puntos más que anotar, ojalá más victorias al mismo tiempo, pero es una idea muy salvaje”, dijo Curry tras el partido ante los Nuggets, en el que anotó el histórico punto 17,785 apenas en el primer cuarto.

“No sé si romper ese récord cuenta en la historia, porque lo que Steph ofrece va más allá de los puntos: es el impacto que tiene en sus compañeros, en la comunidad, en la organización, el estilo de juego. La forma tan única en la que es como individuo; ha cambiado este deporte”, enfatizó Steve Kerr, el coach de los Warriors.

Con esta marca, Curry se convirtió en el anotador número 79 en la lista histórica de la NBA, superando los 17,772 de Lenny Wilkens (entre 1960 y 1975). También ya se encuentra arriba de Earvin ‘Magic’ Johnson (17,707) y de Steve Nash (17,387).

Además de su tricampeonato en la NBA, Stephen Curry, hijo del ex basquetbolista Dell Curry (Utah Jazz, Cleveland Cavaliers, Charlotte Hornets, Milwaukee Bucks y Toronto Raptors), ha ganado dos veces el premio MVP de la liga y ha sido seleccionado siete veces al Juego de Estrellas. Todo eso en 12 años defendiendo la misma camiseta.

Wilt Chamberlain falleció el 12 de octubre de 1999 a los 63 años, cuando Stephen Curry tenía 11 y solo rompía récords en su imaginación.

Pasaron 56 años para que sobrepasara su liderato en la historia de los Warriors, y los últimos 12 sirvieron para que Curry se convirtiera en el máximo emblema de una institución que había ganado su último campeonato en los setentas.

deportes@eleconomista.mx