Ramón Díaz, coach de Capitanes CDMX, e Iván Déniz O’Donnell, de Soles de Mexicali, tienen dos maneras de entender el baloncesto y algunos puntos en los que concuerdan. El Economista presenta un acercamiento a sus procesos y las maneras en cómo entienden su deporte.

Ambos equipos disputan la final de la Liga Nacional de Basquetbol Profesional (LNBP) y la ventaja en la serie es para Soles 3-1 sobre Capitanes.

Capitanes y la importancia de los procesos

El proyecto de los Capitanes contempla fortalecer la parte de la formación de jugadores y paulatinamente ir sumando a los mejores talentos, como lo hicieron en su momento con Jonatan Machado.

El coach Ramón Díaz, menciona que en México hay mucho talento y en algunos casos no están llevando un proceso adecuado de formación, lo cual observó durante la etapa que formó parte de la Academia de baloncesto de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte.

Al ser cuestionado sobre lo que falta para que los jugadores tengan ese seguimiento de la etapa amateur al profesionalismo, Ramón Díaz explica que “en muchos sitios del país todavía sigue prevaleciendo el ganar en lugar de formar y creo que es una parte errónea. Hay entrenadores en formación que sólo buscan convencer a jugadores para que jueguen con ellos, porque lo importante es ganar y no es culpa del entrenador, es de la institución que los tiene contratados, sea a nivel privado o público. Cuando la institución sólo te exige ganar, al final como entrenador para salvar tu puesto de trabajo buscas ganar”.

Para el primer año de la franquicia conformaron su columna vertebral con jugadores como Pedro Meza, Héctor Hernández y Gabriel Girón y poco a poco integrarán a más jugadores jóvenes.

El coach de los Capitanes añade que también los entrenadores deben convencer a las instituciones de que hay un proceso de formación y “que para formar jugadores hay que perder”.

La directiva del equipo tiene como objetivo ir sumando a los mejores talentos mexicanos y de acuerdo con palabras del dueño de la organización, Moisés Cosío, ser una organización que sea referente en el deporte profesional.

Soles, atención al detalle

Iván Déniz O’Donnell volvió a los Soles de Mexicali para la presente temporada, con lo cual es la tercera etapa con la organización.

El entrenador español disputa por tercera ocasión las finales de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional.

Cabe señalar que fue campeón con la franquicia en la temporada 2014-2015 y subcampeón en la temporada 2015-2016.

“Iván pone el mayor énfasis en lo que se hace en el día a día. No se marca objetivos a largo plazo, sino a corto plazo, es muy detallista, observador, llega a la duela y ya está analizando quién tiene ganas de entrenar y quién no, si hoy será un bien día o no. Tiene ese talento para ver las necesidades de un equipo”, describe Pablo García Fernández, asistente de entrenador de los Soles.

El cuerpo técnico de los Soles se conforma de Pablo García Fernández, Luis Ramírez y Carlos Arenas. Ellos pueden invertir aproximadamente 12 horas de trabajo, ya que el análisis debe ser minucioso.

Tras el cuarto partido de Mexicali contra Capitanes, Pablo García ejemplifica que “la última jugada de banda de los Capitanes ya la teníamos analizada en video y por eso sacamos un falta en ataque y el resto es historia”.

Lo cual les permitió poner la serie 3-1 a su favor y sólo a una victoria de la posibilidad de que el equipo sume otro campeonato en la LNBP.

Pablo, quien también es abogado, se integró a la organización en la presente temporada y añade que Iván es una persona que exige  muchísimo, pero eso nos hace crecer a todos.

“El principal desafío es ponerme a la altura de Iván Déniz, porque tiene un conocimiento muy alto del baloncesto”, menciona García Fernández.

[email protected]