El francés Sébastien Ogier (Volkswagen) ganó el Rally de Suecia, segunda prueba puntuable para el campeonato del mundo de la especialidad (WRC), superando por 41 segundos a su compatriota Sébastien Loeb (Citroen).

Además de la victoria en Suecia, la octava en su palmarés, Ogier se coloca como nuevo líder del campeonato tras adjudicarse la Power Stage (ES22) y ofrece a Volkswagen su primera victoria en WRC en una prueba reservada habitualmente a los pilotos nórdicos.

De hecho, Ogier se une a Loeb (en 2004) como únicos pilotos latinos que han logrado ganar esta prueba, que se corre sobre nieve.

Ambos, excompañeros de equipo en Citroen, dominaron en todo momento el rally sueco. Loeb marcó el mejor tiempo en la primera superespecial (ES1) y Ogier en la segunda, colocándose líder, una posición que ya no abandonó.

El noruego Mads Ostberg (Ford Fiesta RS), gran favorito antes del inicio de la prueba, completó el podio.

En la categoría de equipos, tres constructores distintos subieron al podio: Volkswagen, Citroen y Ford.