Santos cuenta con un equilibrio de talentos jóvenes nacionales y extranjeros que, combinados, han pagado dividendos a la institución en resultados deportivos y económicos. Son la plantilla más joven que busca un lugar en la Liguilla y de acuerdo al algoritmo de FiveThirtyEight, sitio web estadounidense centrado en el análisis de datos, es el equipo con más posibilidades de superar la fase de repesca con el 70% de probabilidad de vencer a Querétaro.

En junio de 2013, Alejandro Irarragorri fundó el grupo Orlegi Deportes y se ayudó de fondos de inversión para adquirir a Santos Laguna, que Grupo Modelo decidió vender. La filosofía de rentabilización de la inversión del club ha sido la de “tener una sana mezcla entre jugadores formados en la cantera y la contratación de extranjeros para después fortalecerlos”, según declaraciones de su presidente, Dante Elizalde, a este diario en 2019.

Dicha filosofía se vio plasmada en el Guardianes 2021: durante la temporada regular, 10 de sus canteranos vieron acción, cinco de ellos con más del 40% de los minutos jugados, además, el equipo se colocó como quinto lugar en la tabla general con la plantilla más joven del torneo, con un promedio de 25 años. De acuerdo a datos de Elizalde, por cada jugador de fuerzas básicas invierten cerca de 200 dólares diarios.

Uno de sus proyectos estrella es el portero, Carlos Acevedo, que tras un largo proceso como suplente y aprendiz de Agustín Marchesín y Jonathan Orozco, se hizo con la titularidad en 2020. En el último torneo regular disputó 16 de 17 partidos. De acuerdo al portal de estadísticas, Statiskicks, el guardameta de 25 años fue líder en atajadas en el ciclo 2020-21 con 119. Su contrato se extendió en marzo hasta el 2025.

Santiago Muñoz es otro de los canteranos con más minutos de juego este torneo. Con 18 años, el delantero participó en el 68% de los minutos de juego y contribuyó con tres goles y tres asistencias. Por otra parte, el extremo izquierdo, Omar Campos, acumuló 54% de los minutos de juego y Eduardo Aguirre y Jesús Ocejo el 43 y 45%, respectivamente.

Por otro lado, Santos refuerza su desempeño deportivo con fichajes estratégicos. El equipo cuenta con uno de los dos jugadores más valiosos del repechaje, el uruguayo Fernando Gorriarán, con valor de nueve millones de dólares, líder en la estadística de recuperación de balones según Statiskicks (el otro jugador es Yairo Moreno, de León, con el mismo valor).

Tan sólo en diciembre de 2020 el plantel se despidió del delantero argentino, Julio Furch, que, de acuerdo a Transfermarkt, su valor al ser adquirido por Santos era de tres millones de dólares y al finalizar su periodo en la institución era de 4.2. El mismo portal indica que el equipo, regularmente, tiene un balance positivo de fichajes recuperando más de lo que invierte en ellos, al menos virtualmente.

En su momento, Elizalde explicó que la transferencia de Furch era parte de un proceso que permitiría el surgimiento de nuevas leyendas y también de un modelo que le ha permitido a la institución ser exitosa al acumular seis títulos de primera división y otros ocho de categorías inferiores.

Tras la fase regular del Guardianes 2021, de acuerdo a las estimaciones de Transfermarkt, Santos escaló una posición en el listado de las plantillas más valiosos dejando fuera de los primeros cinco puestos a Tigres. El equipo con sede en Torreón elevó en un 3.4% su valor.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx