La estrella de Corea del Norte, Jong Tae-se, comparado al inglés Wayne Rooney por su potencia y combatividad, dijo que sufrió una "conmoción mental" tras la goleada 7-0 encajada por su equipo ante Portugal, el lunes pasado por el grupo G del Mundial-2010 de fútbol.

"Pasé toda la jornada (del día siguiente) con la mirada perdida a causa de la conmoción mental que fue diez veces más grande de lo que había sentido tras el partido contra Brasil", escribió el atacante norcoreano en su blog en lengua japonesa.

Los jugadores de la Chollima habían perdido 2-1 ante Brasil en su debut mundialista, en su regreso a una Copa del Mundo tras la buena imagen que dejaron en Inglaterra-1966, haciendo cuartos de final.

El debut ante los pentacampeones mundiales en Sudáfrica había generado gran expectativa en Asia.

Pero "el partido contra Portugal fue una derrota aplastante como ustedes saben", se lamentó el jugador nacido en Japón pero con pasaporte norcoreano.

Jong Tae-se, que ha anotado 15 goles en 24 partidos desde su debut en su seleción nacional, había incluso llorado de emoción cuando escuchó el himno de su país en el estadio Ellis Park de Johannesburgo, aquel día, contra Brasil.

En el período de preparación, Jong fue el hombre más temible que mostró Corea del Norte, anotando un tanto en el empate 2-2 contra Grecia en Austria y en la derrota 3-1 contra Nigeria, el 6 de junio pasado ya en suelo sudafricano.

"Mostramos cuán erráticos estuvimos, luego de las grandes expectativas generadas tras el buen debut con mucha lucha ante Brasil", agregó el jugador al que llaman en su tierra el "Rooney asiático" o el "Rooney del pueblo".

"Pero quiero dejar esa página atrás y prepararme para el próximo partido. Nuestro Mundial todavía no terminó. Nuestro próximo adversario, Costa de Marfil, tal vez sea más fuerte para nosotros en términos de potencialidad", afirmó Jong.