Venezuela sonrió gracias al deporte olímpico. Dando una voltereta hacia atrás después de soltar la barra, el halterista venezolano Julio Mayora, de 25 años, inmortalizó su nombre en la historia de su país al ganar la medalla de plata en la división de menos de 73 kilogramos.

Venezuela y su deporte, también afectado por una de las peores crisis de su historia, lleva la delegación de atletas más pequeña desde Sídney 2000.

Mayora tenía 10 años cuando comenzó a levantar sus primeras pesas en Catia La Mar, un pueblo costero cerca de Caracas. Su entrenador de siempre lo motivó a dejar el futbol con la promesa de que llegaría a ser campeón. Sumó la primera medalla para Venezuela en estos Juegos Olímpicos: plata, detrás del chino Zhiyong Shi, quien revalidó su medalla de oro de Río 2016.

Y sin digerir el resultado en sus primeros Juegos Olímpicos, ya se traza la próxima meta: París: "Mis respetos a Zhiyong, pero yo también soy guerrero y creo que puedo ganar en 2024", lanzó.

En la celebración, Mayora se persignó y corrió hacia Oswaldo Sánchez, su entrenador de siempre, el mismo que hace 15 años lo convenció de cambiar el balón de futbol por las pesas.

"Me siento muy orgulloso, muy contento de este momento, de haber logrado este objetivo", grabó Sánchez, emocionado este miércoles junto a quien llama "la potencia de La Guaira y de Venezuela", con su plata olímpica.

La fiesta de Mayora retumbó a 14,000 kilómetros del Foro Internacional de Tokio, donde se disputó la halterofilia. En la barriada Santa Eduvigis en Catia La Mar (La Guaira, norte), decenas de vecinos se reunieron para ver la competencia en una pantalla gigante.

"¡Vamos Julio, vamos Julio!", gritaban poco antes de romper en algarabía con el envión con el que sumó 346 kilos y lo subió al podio.

"Su país y su comunidad están muy contentos con los logros que él dio. Siempre sabíamos que será nuestro campeón y nunca dudamos de él", dijo su esposa Yzaura Hernández (con quien tiene una niña de dos años) al sitio de noticias ‘Efecto Cocuyo’.

"Me siento muy orgullosa de mi hijo por traer esa medalla de plata. Orgullosísima de él, demasiado orgullosa y ahora toca esperarlo para celebrar este triunfo", expresó su madre, Betty Pernía, al mismo sitio.

Una gran valla con su imagen y la frase "Yo soy Venezuela" adorna una de las principales vías de La Guaira.

Team de los inolvidables

Mayora le dio a Venezuela la segunda medalla olímpica en halterofilia, después del bronce de Israel Rubio en Atenas-2004. El país suma así su presea 18 en los Juegos Olímpicos, con tres oros entre ellos.

"Bienvenido al team de los inolvidables", le felicitó por Twitter su compatriota Yulimar Rojas, quien a su vez espera romper marcas históricas en salto triple en Tokio.

Sobre sus hombros pesaba la expectativa de dejar a Venezuela "por todo lo alto" en Tokio, como confesó cuando supo que representaría al país en su disciplina.

Llegaba a Japón a sus primeros Juegos con una serie de victorias que le ratifican su dominio absoluto en la región: medallas de oro en los Bolivarianos Santa Marta 2017, los Sudamericanos Cochabamba 2018, los Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 y los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Al recibir el boleto a Tokio, agradeció a su familia por el "apoyo incondicional".

En sus redes sociales intercala pesas con fotos de su pequeña Juliainys y su esposa Yzaura. "La familia es la brújula que nos guía. Es la inspiración para llegar a grandes alturas", escribió en Instagram.

Mayora dedicó su medalla al fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013), quien este miércoles hubiera celebrado su cumpleaños 67.

"Darle un feliz cumpleaños a Hugo Chávez. De verdad, que el regalo de esta medalla de plata es para el presidente Chávez", dijo el atleta en una conversación telefónica con el actual mandatario, Nicolás Maduro.

Chávez ha sido exaltado por su inversión en el deporte venezolano, en medio de una bonanza petrolera que hoy día está muy lejana. De hecho, la ruta a Tokio 2020 se convirtió para muchos atletas en un viacrucis, entre la falta de apoyo financiero y los conflictos federativos.

deportes@eleconomista.mx