La NBA combate las caídas en ratings de televisión con engagement. La liga de baloncesto sufrió en noviembre de 2019 una reducción del 18 por ciento en su audiencia televisiva con respecto al año anterior y, aunque la métrica no beneficia a la liga, a cambio se pronosticó un aumento en su popularidad traducido en las formas de consumo que caracterizan a las nuevas generaciones a través de highlights y seguimiento de los jugadores en redes sociales.

De las cuatro ligas norteamericanas más populares (NBA, NFL, MLB y NHL), la de baloncesto es la que tiene un mayor número de seguidores en Twitter, Facebook e Instagram, además posee cuentas para México, Latinoamérica, España, Francia, Japón y China, que sumado a su asociación con patrocinadores globales y la presencia de más de 100 basquetbolistas internacionales, juegan un rol significativo en su proceso de expansión mundial.

El contenido que se presenta en un canal tradicional como la televisión ofrece la cobertura del partido o análisis de lo que pasa dentro de la cancha y dista de parecerse al que ofrecen las redes sociales con highlights y cobertura diaria con contenidos virales o más íntimos de las celebridades fuera de la duela. Cabe destacar que la NBA no aplica políticas restrictivas al momento de mostrar la personalidad de sus jugadores.

La tendencia se trasladó a la burbuja de Orlando. The New York Times reveló que cuatro fanáticos del baloncesto y expertos en contenidos (Drew Ruiz, Travonne Edwards, Nick DePaula y Wells Phillips), crearon las cuentas de Twitter e Instagram XXXNBAbubbleLife y XXXWNBAbubbleLife que consta de la curaduría de videos sobre la vida cotidiana de los jugadores dentro de la burbuja. Las cuentas se han convertido en todo un éxito de audiencia, con más de 125,000 seguidores en Twitter y alrededor de 20,000 en Instagram, mientras que la WNBA acumula casi 4,000 y 360 respectivamente.

En 2019 un estudio de la Universidad de California explicó que la NBA “se ha beneficiado de la visibilidad de sus celebridades como táctica diferenciadora. Los jugadores son extensiones de su franquicia, pero pueden también existir solos como embajadores de la liga, su marca y sus valores”.

“A medida que el fandom continúa cambiando de juegos completos’ a ‘momentos destacados e historias IG’, la relación entre ligas, socios de medios y plataformas sociales está destinada a evolucionar”, indicó el medio Axios respecto a la caída en las audiencias.

Un estudio de Nielsen sobre el replanteamiento de los deportes a partir de la Generación Z indicó que, para conectar y generar engagement con este público, los medios deportivos deben usar canales sociales y digitales: con los streamings de video, redes sociales, sitios web, aplicaciones, mensajería, correo electrónico y podcasts como los más populares entre los jóvenes, a diferencia de las generaciones mayores.

Aunque los grandes ingresos de la NBA se encuentran en sus acuerdos de televisión, las ligas tienen la tarea de continuar experimentando con socios digitales sobre nuevas formas de llegar y monetizar a los fans.

[email protected]