Magic Johnson apuesta la continuidad en su puesto a su capacidad para reclutar agentes libres para los Lakers de los Ángeles.

Johnson declaró que renunciará como presidente de operaciones de los Lakers si no puede convencer a un agente libre de elite que firme para los 16 veces campeones de la NBA en los próximos dos veranos.

“El verano próximo, si nadie viene y sigo sentado aquí, es un fracaso”, dijo Johnson en una conferencia de prensa después de presentar a dos escogidos en el draft, Moe Wagner y Svi Mykhailiuk.

La dueña de los Lakers, Jeanie Buss, puso a Johnson al frente de las contrataciones en febrero del 2017, y el exbase anunció de inmediato sus planes para revivir al equipo en decadencia mediante la atracción de los mejores jugadores como agentes libres.

Johnson encabeza la campaña de los Lakers para conseguir a Paul George y posiblemente LeBron James el fin de semana. Si firman con otros equipos, Johnson y los Lakers buscarán en la gran cantidad de agentes libres para el 2019.

Y si ningún nombre estelar acepta, Johnson dijo que renunciará.

“Como les dije cuando asumí este puesto, será una operación de dos veranos para los Lakers”, dijo Johnson. “Este verano y el próximo verano y se acabó. Y si no puedo cumplir, renunció. Ella no tendrá que despedirme. Me iré. Porque no puedo hacer este trabajo. Pero hasta ahora, vamos bien”.

Aunque los Lakers están sumidos en el peor quinquenio de su historia y no llegan a los playoffs desde el 2013, Johnson y el manager Rob Pelinka han logrado sus primeros objetivos desde que asumieron hace más de 16 meses.

Han consolidado un buen núcleo de jóvenes talentosos: Brandon Ingram, Lonzo Ball, Kyle Kuzma and Josh Hart, para dar apoyo a sus agentes libres en potencia. Han realizado transacciones hábiles que les permiten ofrecer dos jugosos contratos de agentes libres.