“Yo admiraba a Ana Guevara por lo que había hecho y cuando la vi en televisión (en Atenas 2004) dije 'quiero ser como ella' y así fue. Lo logré”, dijo la marchista Lupita González tras colgarse la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río en 2016.

Las referentes femeninas en diferentes disciplinas olímpicas han cambiado el imaginario de las mujeres y esto, junto a las recientes reformas en las políticas públicas de las organizaciones que rigen el deporte en el país, ha permitido que más mujeres ingresen en el alto rendimiento.

La participación de las mexicanas en Tokio es histórica. De un total de 163 deportistas que están registrados en el sitio web de Tokio 2020 (días antes de la inauguración la ciclista Jessica Salazar fue baja aunque aún aparece en la lista), un 40% fueron mujeres, es decir, más de 60 atletas, la cantidad más alta con la que México haya participado en unos Juegos. La cifra más cercana habían sido 50 en Atenas 2004.

Entre ellas, por primera vez nuestro país está teniendo representación en el boxeo, con Esmeralda Falcón y Brianda Cruz en la categoría de los 60 y 69 kg; en canoa slalom con Sofía Reinoso; en Lucha olímpica con Jane Valencia; en fosa olímpica con Alejandra Ramírez; en gimnasia de trampolín con Dafne Navarro y en gimnasia rítmica con Ruth Castillo.

Cabe destacar que la rama femenina no siempre ha gozado de las mismas oportunidades que el deporte varonil. En los Olímpicos modernos la participación de las mujeres en las distintas disciplinas fue de menos a más. Apenas en Londres 2012 se le dio apertura a la rama femenina en el boxeo, quienes podían participar en tres divisiones de peso en comparación con 10 varoniles; en Tokio las categorías de peso femeniles han aumentado a cinco y las de varones se redujeron a ocho.

“Las propias mujeres, que siempre han estado en diferentes disciplinas, han ido modificando las reglas, barreras y estructuras que históricamente les han negado la participación. No es que las mujeres antes no practicaran box, mujeres boxeadoras ha habido desde hace mucho tiempo en este país pero las reglas, no solamente para competir sino para acceder a los recursos para estar en el alto rendimiento, no estaban tan disponibles para las mujeres”, explicó en entrevista con El Economista, Claudia Pedraza, investigadora especialista en temas de género y deporte.

Pedraza añadió que otro cambio significativo ha sido el simbólico, es decir, el hecho de que cada vez más mujeres estén en disciplinas deportivas que son visibles a través de las competencias y de los medios de comunicación “han ido cambiando el imaginario de muchos deportes que históricamente no se habían considerado propios de las mujeres”.

¿Qué podemos esperar en los próximos años de la participación de las mujeres mexicanas en Juegos Olímpicos?

“Los números de participación van a seguir en aumento y esto se va a traducir no solamente en más mujeres en la delegación mexicana, también con una mayor cantidad de disciplinas en las cuales participen las mujeres. Lo que vamos a ver es un aumento de la presencia de las mujeres en los eventos deportivos, esto no necesariamente se va a traducir en más medallas. (...) Al final de cuentas las mujeres que ingresan al deporte de alto rendimiento en este país enfrentan las mismas condiciones: barreras, retrasos, conflicto federativos que enfrenta cualquier deportista en este país y que son los que dificultan la obtención de resultados”.

Al mismo tiempo, aunque se ha contemplado al género en las políticas deportivas como en la obtención de becas o en la apertura a las competencias femeninas, estas siguen sin poseer perspectiva de género, es decir, que puedan tener en cuenta los horarios de entrenamiento óptimos para las mujeres en ciertos territorios, la maternidad, la menstruación digna o la violencia sexual, por citar algunos ejemplos.

“La pregunta es, ¿Qué posibilidades habría de tener más medallistas si a nivel nacional existiera una política deportiva de alto rendimiento que trabajara con perspectiva de género? Hoy sabemos que hay deportistas mexicanas de mucha calidad que con esas condiciones están logrando resultados y con otro tipo de políticas y recursos seguramente habría más mujeres con mejores resultados”, concluyó Pedraza.

Numeralia participación de las mujeres en los Juegos Olímpicos

  • 1900 - Primera vez que las mujeres participaron en unos Juegos Olímpicos
  • 22 - Sólo 22 mujeres participaron en cinco deportes en París 1900
  • 34% - Fue el porcentaje de mujeres en Atlanta 1996
  • 49% - De los atletas en Tokio 2020 serán mujeres
  • 206 - Delegaciones participantes en Tokio integran a las mujeres
  • más de 65 - Mexicanas competirán en Tokio 2020
  • 44% - De las medallas en Río 2016 fueron para mujeres, una cifra récord
  • 4 veces - las mujeres han sido encargadas de encender el pebetero olímpico

fernanda.vazquez@eleconomista.mx