En agosto pasado, al menos 24 federaciones deportivas en México se reunieron en el Comité Olímpico Mexicano (COM) para analizar estrategias con las que pudieran generar recursos propios, y así evitar seguir dependiendo del presupuesto federal, sobre todo ahora que la Conade ha restringido el presupuesto a aquellas federaciones que no comprobaron sus gastos del 2014 o que tienen problemas con sus directivos.

Una de las ideas que ha externado Carlos Padilla Becerra, presidente del COM, es que se consideren mecanismos de ingresos para los deportistas, como en otros países.

Que se garanticen estos ingresos imponiendo algún porcentaje de la telefonía móvil, así como otras opciones que consideran un porcentaje de la lotería deportiva para fomentar el desarrollo del deporte de alto rendimiento .

No obstante, para que surta efecto esa propuesta deberá ser legislada, por lo que este incentivo podría tardar, toda vez que debe pasar por el Congreso de la Unión y sea aprobado por diputados y legisladores.

Otra de las propuestas que se ha manejado desde hace varias administraciones es la de conseguir recursos a través de los patrocinadores, organizaciones no gubernamentales, fundaciones o cualquier otra entidad que se interese por apoyar el deporte en México.

Los patrocinios, ?una fuente viable

Uno de los principales puntos que ha desatado la polémica entre la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y las federaciones nacionales es la restricción de recursos que ha hecho el organismo que dirige Alfredo Castillo, debido a que, según sus argumentos, las federaciones no han transparentado sus gastos.

Así, pues, obtener dinero es apremiante para las federaciones que enfrentan, en unos meses, la participación de sus atletas en los Juegos Olímpicos de Río 2016. No obstante que Castillo ha defendido que la Conade apoya directamente a los atletas para no afectarlos en su preparación olímpica, las federaciones necesitan ese presupuesto para operar y seguir representando a nuestro país con los entes internacionales.

La opción pareciera ser la iniciativa privada: los patrocinios. Y es que éste es un universo que le ha costado explotar al deporte federado.

En su último reporte del 2009, la empresa Havas Sports México destacó que la industria de la publicidad del deporte en México tuvo un valor de 52,400 millones de pesos, de los cuales 69% fue invertido en la televisión y de esas inversiones sólo 1,400 millones de pesos no se fueron al futbol, es decir, otros deportes no representan ni 2% de la inversión total en el deporte.

Arnaud Drijard, fundador y director general de Moveo Lab, advierte que uno de los principales frenos por los cuales las empresas no abren su visión a otros deportes es porque éstas no se involucran en el deporte mismo, la labor de las marcas es involucrarse. Por ejemplo, en programas deportivos, solamente se invierte 7% en publicidad, cuando se debería generar un círculo virtuoso para trabajar en conjunto y así lograr beneficios para todos , dice.

Para el especialista, el deporte es el camino para generar mayores ingresos a las marcas. El deporte es una manera de conectarse con los consumidores, responde a la ley de la oferta y la demanda y ofrece un retorno de inversión asegurado , explica.

Transparencia, ?otro de los frenos

La obtención de recursos, ya sea de carácter federal o privado, implica siempre que aquellos que reciban el capital sean transparentes en la rendición de cuentas. Y ésa es la principal polémica en la que se encuentran actualmente las federaciones.

De acuerdo con el artículo 66 de la Ley General de Cultura Física y Deporte, se exige que cualquier órgano, ya sea público o privado, de los reconocidos en este Título (Asociaciones Deportivas Nacionales) que reciba recursos del erario público, deberá presentar a la Conade un informe semestral sobre la aplicación de los mismos y estarán sujetos a las auditorías financieras y evaluaciones que la misma Conade determine .

Al parecer, la Conade tiene todo el derecho de pedir cuentas, pues, hasta el año pasado, aproximadamente 40% del presupuesto del organismo era asignado a federaciones, institutos estatales o asociaciones civiles dedicadas al fomento deportivo.

No obstante, de acuerdo con la carta olímpica, no puede tener injerencia en las decisiones administrativas de las federaciones.

Sin embargo, el escándalo en el que se encuentran organismos como los de atletismo, tiro con arco, boxeo y luchas asociadas es precisamente la falta de comprobación de recursos.

¿Cómo podrían confiar las marcas con estos antecedentes? Los clubes, las federaciones, aportan una imagen positiva a la que las marcas quieren asociarse, ésa es la base del patrocinio; si no hay esa buena imagen, las marcas simplemente no se asocian, no es un buen indicio , aseguró José Antonio Cachaza, gerente de Marketing en la agencia española Santa Mónica Sports.

La asociación de marca en ese sentido es importante, porque quieres ser la imagen de un club, federación, o atleta que represente los valores de la marca, sus principios y si no es así, las empresas no quieren verse en medio de escándalos , considera Cachaza.

Falta de incentivos fiscales ?aleja a las marcas

Aunado a ello, la falta de incentivos fiscales para que las empresas puedan deducir impuestos a través de los patrocinios ha evitado que la iniciativa privada se interese en ser sponsor.

Hasta ahora, ni el Servicio de Administración Tributaria ni la Secretaría de Hacienda y Crédito Público otorgan beneficios en este rubro para las empresas que lo deseen.

No obstante, algunas federaciones nacionales e instituciones deportivas mantienen alianzas con diversas marcas.

El COM, por ejemplo, ha logrado formar alianzas exitosas con empresas de diversos giros: Atlética (ropa), Scotiabank (institución bancaria), Telcel y Telmex (telefonía), Nissan (Automotriz), Comex (pinturas) y Dormimundo (colchones).

Federaciones como la de taekwondo cuentan con Adidas (ropa) y más de cinco marcas proveedoras de accesorios deportivos.

En tanto, la federación de tiro con arco ha logrado alianza con Interjet (aerolínea), mientras que la de atletismo, además de Gatorade (bebidas) y Joma (ropa deportiva), tiene alianza con Kinestek, una entidad educativa que da cursos de aprendizaje kinestésico.