San José.-La muerte en un accidente vial del futbolista costarricense Dennis Marshall (Aalborg BK, Dinamarca) y su esposa causó gran conmoción entre los aficionados, entrenadores, dirigentes y jugadores, a pocos días de que la selección tica viaje a Argentina para disputar la Copa América.

Marshall, de 25 años, murió la tarde del jueves junto con su esposa Meilyn Masís, de la misma edad, cuando su vehículo liviano impactó contra un camión mientras venía de su natal Limón (Caribe) hacia San José.

"La vida tiene estas cosas..." declaró el técnico de Costa Rica, el argentino Ricardo La Volpe, al comentar la muerte del defensor izquierdo.

"Era sensacional, un jugador muy profesional. Era un muchacho joven, con mucho potencial", agregó.

Los seleccionados costarricenses, concentrados en las prácticas para viajar a Argentina, recibieron la noticia en pleno entrenamiento.

"Murió un hermano", declaró Esteban Alvarado, portero costarricense que actúa en el club AZ Alkamaar de Holanda.

"Estamos muy golpeados, es una noticia que afecta a toda la familia del futbol", dijo Rolando Villalobos, director de selecciones de Costa Rica.

El ex técnico de Costa Rica, Hernán Medford, definió a Marshall como "un gran muchacho, un futbolista de grandes condiciones y es muy lamentable esto".

La prensa costarricense informó ampliamente sobre el accidente y recordó su rápido ascenso: desde su debut en la división mayor en el año 2007, hasta su incorporación a la selección nacional y al futbol europeo.

"Nos deja un luchador", escribió Al Día en portada, donde colocó una fotografía de Marshall en la que celebra el gol que el sábado le anotó a Honduras en los cuartos de final de la Copa Oro en Estados Unidos, tras lo cual los ticos cayeron 4-2 en la tanda de penales.

Marshall fue uno de los jugadores que más actuó desde que La Volpe asumió como seleccionador en septiembre del año pasado.

Fue titular ante las selecciones de China y Argentina, en la inauguración del nuevo Estadio Nacional el 26 de marzo anterior y se convirtió en una de sus mejores figuras en la Copa Oro, que concluye este sábado en Estados Unidos.

Dennis y su esposa, que se habían casado civilmente hace seis meses, venían de la ciudad de Limón, 170 km al este de la capital y, según familiares de la mujer, iban a tramitar ante un sacerdote los detalles para la boda religiosa en diciembre.

En puerto Limón, donde Marshall era muy querido, viven sus padres y el grueso de su familia, quienes declararon que están "destrozados" por el suceso.

El fatal accidente ocurrió en una zona montañosa y de pronunciadas curvas unos 20 km al este de San José.

Según la policía, Marshall intentó adelantar con su automóvil a otro vehículo en una curva, y se encontró de frente con un camión que viajaba en sentido contrario.

El vehículo color verde que Marshall conducía quedó casi completamente destruido, según mostraron imágenes de la televisión.

El cuerpo del futbolista estará en capilla ardiente este viernes en la sede del Club Sport Herediano, uno de los equipos costarricenses de primera división en los que militó, y el domingo será sepultado en su provincia natal.

Marshall debía regresar a Dinamarca el 3 de julio y, eventualmente, iba a incorporarse al equipo Apoel de Nicosia, en Chipre, según dijo su representante Jorge Ulloa al diario Al Día.

Por esa razón es que La Volpe no lo convocó como uno de los cinco refuerzos del combinado de 17 jugadores Sub-23 que lleva al torneo sudamericano.

Costa Rica, que integra el Grupo A, enfrentará a Argentina, Colombia y Bolivia.

BVC