Apenas Fernando Arce mandó su disparo desde los 11 pasos desviado por Alfredo Talavera, Edgar Dueñas salió corriendo hacia el centro del campo con los brazos extendidos, gritando con todas sus fuerzas, dejando escapar algunas lágrimas, luego de que Toluca consiguiera su décimo campeonato tras imponerse en tanda de penales 4-3, (6-5) global, a un equipo de Santos que tuvo en sus manos la copa y no supo retenerla.

Y la reacción del central escarlata tuvo razones de sobra, porque si los Diablos lograron coronarse, fue gracias a la calidad, garra y carácter de Dueñas, quien además de haber sido el hombre de hierro de José Manuel de la Torre jugando todos los minutos de la campaña, ayer se mandó un partidazo y tuvo los pantalones de tomar la pelota para cobrar un penal decisivo, y el liderazgo para levantar anímicamente a sus compañeros que ya se sentían derrotados.

Si bien el papel del zaguero tapatío de Toluca fue importante durante el partido, fue a la hora de los penales cuando se echó al equipo al hombro.

Primero, tras ver cómo Santos parecía arrebatarles el título al irse arriba en la tanda 1-3 tras los yerros de Sinha y Mancilla, fue el único jugador choricero que mantuvo la esperanza, que buscó a sus compañeros para levantarles la cara, y que hasta se arrodilló para orar para que llegara un milagro.

Y los rezos y actitud de liderazgo de Dueñas surtieron efecto, porque instantes después, cuando Vuoso y Carlos Morales sólo tenían que marcar para festejar el título, dispararon por un costado de la portería y le regresaron la vida a los diablos que se jugaron todo en muerte súbita, instancia en la que sólo Edgar se atrevió a tomar la pelota con decisión.

Tras levantar la mano y caminar hasta el manchón de penalti, la figura de Toluca se encarreró, le pegó con rencor al balón, superó a Oswaldo y dejó todo en los botines de Fernando Arce, lagunero que fue víctima de la presión y erró el último disparo de la tarde.

La serie de penales menos productiva

La victoria del Toluca en penales fue la menos productiva en la historia de los torneos cortos.

La efectividad apenas alcanzó 58%, donde se fallaron cinco penales de 12 que se tiraron.

En la historia del futbol mexicano se han definido siete títulos por la vía de los 11 pasos.

Tigres vs Atlante (1981-82), Puebla vs Guadalajara (1982-83), Toluca vs Atlas (Verano 99), Toluca vs Morelia (Invierno 2000), Pumas vs Chivas (Clausura 2004), Toluca vs Cruz Azul (Apertura 2008) y Toluca vs Santos (Clausura 2010).

Pues ninguna de estas series había tenido tantos goles errados. Tan sólo en las dos anteriores finales que se definieron por este camino, tanto Pumas vs Chivas y Toluca vs Cruz Azul sólo se falló un penal en cada una de ellas.

En la final del Invierno 99 entre Toluca y Atlas se erraron tres penales, ésa era la marca.