Japón finalmente ganó un partido de la Copa Mundial fuera de sus fronteras.

Los nipones aprovecharon su único remate al arco contrario y con un gol de Keisuke Honda vencieron 1-0 a un desteñido Camerún.

Honda anotó a los 39 minutos, cuando Deisuke Matsui envió un centro desde la derecha, que dos defensores cameruneses no alcanzaron a despejar de cabeza. La pelota le llegó al segundo palo a Honda, quien sin marca, fusiló al portero Hamidou Souleymanou.

Los leones indomables apenas insinuaron algo, pero el balón nunca llegó con claridad a Samuel Eto’o, casi desaparecido.

El partido completó la primera fecha del Grupo E y dejó a Japón con los mismos tres puntos que Holanda.

Es la primera vez que los nipones ganan un encuentro mundialista, aparte del torneo del 2002, cuando como coanfitriones con Corea del Sur consiguieron dos triunfos y llegaron a los octavos de final.

Japón enfrentará a Holanda el 19 de junio, al tiempo que Camerún se medirá ante Dinamarca.