Fan de los Vaqueros de Dallas, el tamaulipeco nacido en 1968 es el actual Subdirector de Deportes de la Zona Norte y Head Coach de los Correcaminos de la UAT. Cuenta con una vasta experiencia como entrenador de FBA estudiantil y una buena cantidad de victorias conseguidas a lo largo de su trayectoria.

Su historia comenzó cuando tenía 10 años y vivía cerca de una de las facultades de la UAT, cuyo campo de FBA estaba a unos escasos 40 metros de su casa. Recuerda que cada sábado iba a los partidos y le gustaba agarrar las cadenas y ayudar durante los juegos. Fue entonces que empezó a ser conocido por los coaches y lo invitaron a jugar. “En ese momento yo era seleccionado de futbol soccer y el día que me pusieron un casco de americano ya no me lo quité, hasta los 24 años que terminé de jugar mi elegibilidad”.

Un jugador dedicado

Comenzó a jugar FBA en 1984 en el equipo local de un club de Reynosa llamado Águilas Aztlán. Ahí estuvo en categorías juvenil e intermedia. También jugó liga intermedia en un equipo llamado Los Unicornios de la liga de Monterrey perteneciente a la Universidad México-Americana del Norte (UMAN) en Reynosa, integrándose a la liga mayor y jugando con diferentes facultades de dicha institución. Fue ala defensiva, linebacker, quarterback, y el último año fue centro.

A los 20 años empezó a entrenar al equipo de Águilas Aztlán que en ese momento sólo jugaba a nivel estatal, y desde entonces su carrera como entrenador despegó.

Seis años para crear un equipo de campeones

Garza tiene una trayectoria interesante. Fue entrenador en jefe de los Búfalos Reynosa, pertenecientes a la Unidad Multidisciplinaria Reynosa-Aztlán de la UAT con los que ganó 17 campeonatos durante 15 años en distintas categorías. En 1998 lo invitaron de nuevo a entrenar a los equipos juveniles de Águilas Aztlán, con quienes estuvo un año. Posteriormente entrenó a los Jaguares del Cebetis 7 de Reynosa donde él estudió la preparatoria. Estuvo con ellos de 1999 a 2001 logrando dos campeonatos como coach. Fue entonces que comenzó a coachear ligas infantiles, luego equipos de facultad, hasta llegar a ser Head Coach de la liga mayor de los Correcaminos de la UAT, iniciando en 2010 el programa para crear al equipo de los Correcaminos Norte tras proponerle al entonces rector, Ing. José María Leal, tener un equipo en Reynosa con un presupuesto bajo y que les permitiera competir. Le tomó a Oscar Garza cuatro años hacer de los Correcaminos Norte un equipo competitivo y seis años hacerlo campeón. En 2014 logró el primer campeonato regional categoría intermedia en el que participaron Chihuahua, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, y los Correcaminos le ganaron a Monclova. En 2016 y 2018 lograron el campeonato nacional de la ONEFA, grupo rojo.

La unificación

Del 2016 al 2018, tanto el equipo de Reynosa como el de Ciudad Victoria, consiguieron que la Universidad Autónoma de Tamaulipas fuera campeona de la ONEFA por tres años consecutivos dentro de la Conferencia Roja.

Debido a esto, los equipos decidieron unificarse y pasar a la Conferencia Blanca. Jugaron la Temporada 2019 con los Lobos de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAC), sin embargo, quedaron en tercer lugar al ganarles a los Pumas Acatlán. Cabe destacar que en el kick off de la temporada ONEFA 2019, Oscar Garza fue reconocido como entrenador del año por su desempeño en la temporada 2018.

 Un 2020 vacío

Le preguntamos a Garza cómo los afectó la pandemia del coronavirus justo cuando Correcaminos acababa de despegar con tanto impulso y resaltó que “la pandemia cortó un proyecto que ya había empezado a caminar en 2019, cuya continuidad durante 2020 era primordial para la consolidación del programa hacia otro nivel.” Aseguró que muchos jugadores ya no van a participar cuando se pueda regresar a la normalidad porque su elegibilidad terminó, lo cual debilita al equipo en un 50% y no tiene la certeza de si en 2021 se pueda regresar a jugar. “Materialmente llegaríamos a dos años de tener a los chicos “parados” sin poder entrenar de manera normal y significaría para nosotros prácticamente iniciar desde cero. Para 2020 creíamos muy posible ser campeones y ahora tal vez tengan que pasar otros 4 o 5 años para volver a levantar al equipo” comentó.

Arlington, Texas

Como dato extra, en la víspera de año nuevo del año 2018 el coach Garza reunió a los mejores jugadores de Tamaulipas para conformar una selección que se fue a jugar al International Bowl realizado en Arlington, Texas en el AT&T Stadium, casa de los Vaqueros de Dallas, del 16 al 18 de enero de 2019. Fue una experiencia que se concretó gracias al esfuerzo por parte del Presidente de la Asociación de FBA de Tamaulipas, Oscar Reyes, la UAT, el INDE y el gobierno del estado. El equipo norteamericano les ganó 50-0, pero tuvieron el privilegio de conocer uno de los estadios más importantes de futbol americano. Fue toda una experiencia, sobre todo para Oscar Garza, quien es fan del equipo texano y cuyos ídolos son el ex jugador Bill Bates y el entrenador retirado Jimmy Johnson.

Apoyo al deporte a nivel municipal

En el 2016, invitado por la Dra. Maki Ortiz, Oscar Garza fue Promotor del Deporte en el Instituto Municipal del Deporte, pero su periodo fue breve dejando el puesto en 2017. “Llegué a esa institución con el objetivo de darle a los jóvenes espacios para que practicaran deporte y se alejaran de la tentación de vender drogas o portar armas. Sacarlos de la calle y de la mala influencia que existe en ella”.

En 2015 fue miembro del Consejo Consultivo del Deporte donde implementó, junto con un buen amigo suyo, el Premio Municipal del Deporte, un premio anual que reconoce a los deportistas amateurs de Reynosa y gracias al que han surgido muchos campeones en las diferentes disciplinas deportivas. “Se trata de un estímulo y un reconocimiento para los chicos por parte de las autoridades del deporte para que continúen por ese camino”. Afirma que estos incentivos han ayudado a que los muchachos no vayan hacia el camino de las drogas o de la violencia, más cuando Tamaulipas atravesó por rachas complicadas de inseguridad.

La inseguridad y violencia en Tamaulipas

Oscar Garza mencionó que del 2008 al 2014, se vivieron situaciones muy fuertes de violencia y de inseguridad. Afortunadamente ni él ni nadie del equipo se toparon con situaciones de riesgo. Hubo muchos equipos que no querían ir a jugar a Reynosa por temor. Incluso confiesa haber “padecido” junto con otros compañeros entrenadores, cierta clase de “bullying” por parte de otras personas que los etiquetaban como “Comandantes” o “Narcos” cuando llegaban a eventos deportivos fuera de Tamaulipas. Por suerte en los últimos años la situación ha mejorado mucho en su tierra y las condiciones de vida son prácticamente normales. En cuanto al FBA Garza asegura que el deporte no se vio afectado de ninguna manera durante el periodo oscuro que vivió Tamaulipas.

Por ahora está a la espera de poder retomar actividades en cuanto sea posible para trabajar muy duro y regresar a los estadios con un Correcaminos fortalecido y hambriento de victoria.

Tanya Peláez Ramírez

Branded Content

Branded Content es la unidad de contenido comercial de El Economista que da valor a las marcas con contenido que vale la pena leer.