La organización del Abierto de Los Cabos 2019 involucró alrededor de 20 y 25% del presupuesto total para asegurar la participación en el torneo de una figura de la talla del tenista búlgaro Grigor Dimitrov.

¿Por qué esta inversión? El tenista tuvo también la oferta para competir en el ATP 500 de Washington, que se disputa en las mismas fechas.

“Siempre un torneo ATP 250 va a pagar menos a los tenistas que un ATP 500 por asistir. Cuando un 250 busca a un tenista en la misma semana, como sucedió con Dimitrov que también lo quería Washington; nosotros tuvimos que pagar más para que quisiera venir y sí, es una pugna que se vuelve complicada, pero al final, lo que más interesa a los jugadores son dos cosas: los puntos y el tema económico. Su participación involucró una inversión importante” comenta a El Economista, José Fernández, director del torneo.

Además de la cuestión económica, Geoffrey comentó que más allá de que el Abierto de Los Cabos sea un ATP 250 puede competir por su ubicación geográfica, que es muy cercana a Estados Unidos y Canadá, contar con el mejor hotel de todo el tour 250, tener una Bolsa de 800,000 dólares, ser un torneo corto y el clima; que son factores que determinan en la decisión que toman los tenistas.

El tenista búlgaro actualmente se encuentra en el lugar número 29 del ranking ATP, en gran parte a causa de las lesiones, que lo han alejado de las canchas, pero ha sido un integrante constante del top 10, inclusive durante el 2017 se mantuvo en la tercera posición del ranking, lo que le ha involucrado ser un jugador que genera mucha atracción al público y a los patrocinadores.

Dentro de las principales marcas que representan al búlgaro está Nike, la encargada de vestir al jugador, la marca de helados Häagen-Dazs; la cual lo convirtió en su embajador mundial desde enero del 2018 con la idea de llegar a un público más joven a través de la redes sociales al vender una imagen de experiencias increíbles en las que se relaciona la marca con el tenis, esto principalmente por tener contrato con la ATP para ser la marca de helados oficial en los Grand Slams.

Además, el tenista de 27 años forma parte de la empresa suiza de relojes Rolex, a la cual pertenece desde el 2014 al firmar un contrato por cinco años por más de 2.5 millones de dólares.

Uno de los problemas, a los que se podría enfrentar la organización del Abierto es las complicaciones en temas de lesiones con las que ha lidiado Grigor durante el 2019, ya que a pesar de tener pactada su asistencia, en lo que va del año ya ha sido baja del Abierto Mexicano de Tenis y de Rotterdam. Aunque su participación en Los Cabos podría significar una buena participación para comenzar a retomar su mejor versión despojado de lesiones y de la mano de Andreas Agassi, quien es su entrenador desde comienzos del 2019.

[email protected]