Durante los últimos partidos de Arsenal como local, en el Emirates Stadium, los aficionados le gritan cada vez más a Arsene Wenger, el técnico francés que en octubre próximo cumplirá 20 años al frente del equipo inglés y que no gana la Premier League desde hace 12 años, la Champions se le ha negado y se ha tenido que conformar con títulos de Copa.

¡Gasta el maldito dinero, Wenger tacaño! , expresan los aficionados Gunners, que han visto cómo los dueños de Chelsea, Manchester City y Manchester United realizan fichajes millonarios cada año y, al mismo tiempo, son los que se quedan con el título del futbol inglés.

Arsenal tiene un fondo de emergencia con 254 millones de euros, la deuda del club llega a 305 millones de euros, pero con cuentas a pagar a mediano y largo plazo. El equipo construyó un estadio de 490 millones de euros, sin sobresaltos deportivos ni económicos. Los Bombarderos son los únicos en calificar a la Champions League en las últimas 18 ediciones de forma consecutiva.

A Arsene Wenger se le atribuye la construcción del modelo de gestión del equipo. Con una formación académica en Economía, por la Universidad de Estrasburgo, en su natal Francia, The Professor, como también se le conoce al técnico, fue el primer mánager en la historia del futbol inglés, quien revolucionó la metodología de entrenamiento, gestión y administración de las entidades deportivas en la Isla Británica; además, para los dueños se ha convertido en un especialista en austeridad, pero sin dejar de hacer crecer el negocio.

Hace 12 años, los ingresos del club llegaban a 150 millones de euros; actualmente Arsenal es el séptimo club de futbol que más dinero genera, con 435.5 millones de euros.

Desde su llegada, cambió los hábitos del futbolista inglés. El control de la dieta, sesiones de entrenamiento personalizadas, instrucción de big data y un estilo de juego que se apoyó en la detección de talento en cualquier rincón del mundo, dando preferencia a los futbolista de buen trato de balón, hábiles.

Así, el club se ha convertido en un especialista en detección de figuras, de promesas que se convertirán en estrellas y que, eventualmente, dejarán al club y una gran suma de dinero. El blog Swiss Rambler calcula que desde hace una década Arsenal obtuvo ganancias totales por 270 millones de euros, de los cuales 90% proviene de la venta de jugadores.

Wenger es un obsesionado con los números, con el control y gasto del dinero. Billy Bean, el gerente general de los Atléticos de Oakland de la MLB, dijo hace unos años que Arsene administra a Arsenal como si fuera a ser dueño del club durante los próximos 100 años .

La misión de The Professor será dejar un plan a futuro, quizás más allá del 2017, cuando finaliza su última renovación, aunque no es definitivo que sea su adiós del club en el que redujo su deuda a la mitad en apenas ocho años.