El cierre de año taurino en la plaza México será en una corrida de rejones. Horacio Casas, Emiliano Gamero y Santiago Zendejas habrán de lidiar un encierro de Vistahermosa y como atractivo extra en este festejo se contará con la presencia de un duelo entre Los Forcados Amadores de Lisboa, Los Forcados Amadores de Turlock y Los Forcados de Mazatlán, quienes harán sus respectivas pegas con el objetivo de ganar las palmas de los aficionados que se den cita en el Gran Coso.

Con motivo de su presencia en la décima corrida, René Tirado, cabo de grupo de Los Forcados de Mazatlán, platicó con El Economista sobre la trayectoria de este emblemático grupo, su carrera y del por qué no cobran por sus actuaciones.

“El fundador del grupo de Los Forcados de Lisboa, Nuno Salvacao Barreto, dijo: ‘No hay paga posible para hacer lo que hace un forcado’. Entonces, no hay dinero que alcanzaría y nosotros lo hacemos por gusto, de una manera íntegra”, aseveró.

Luego de ganarse a pulso su lugar en el festejo, el grupo de Forcados mazatlecos vienen por cuarto año consecutivo a la monumental de Insurgentes, el 25 torearon en Puruándiro, Michoacán y el número activo de elementos es de 25, sin embargo, sólo 16 serán los escogidos y 8 hacen la formación para realizar la pega.

Como dato curioso en este grupo, quien va a ser el forcado de cara se decide en el momento, por lo que el cabo, quien es el que decide la formación o el orden de acomodo para recibir al toro, puede o no ir por delante.

René Tirado, con 24 años de ser forcado y 18 como cabo de grupo, como todos ellos, es un atleta de alto rendimiento y no considera que haya una edad para el retiro. “Lo que te retira es la vida, los compromisos de trabajo o de familia porque no vives de esto, pero en mi caso, mientras los toros me respeten, me lo permitan y yo tenga esa ilusión de servir al grupo aquí seguiremos”, aseguró.

La inversión que debe hacer un forcado en cuanto a su vestimenta o Farda, como se le llama en portugués, es de 8,000 pesos; esto incluye el Barrete, una camisa blanca, corbata en color rojo o negro, la chaquetilla, la faja, la taleguilla, medias en color blanco, que van caladas y zapatos que en general llevan baqueta.

“El Barrete es como el distintivo del hombre de campo en Portugal, es la pieza más querida de un forcado y generalmente con el que inicia, termina su carrera, en él se puede ver la antigüedad del mismo, las huellas de la batalla”, comentó René, quien aseguró que: “El color de la chaquetilla en mi grupo decidimos que fuera negro como un homenaje a los forcados que han perdido la vida en esto, cuando nos vestimos honramos a todos esos héroes entre nosotros”, finalizó.

rrg