Alcanzaron el Olimpo del tenis. Juan Sebastián Cabal y Robert Farah ya son leyenda en Colombia, donde se elevaron a la categoría de héroes, tras coronarse el sábado campeones en dobles del torneo británico de Wimbledon.

Desde la Federación Colombiana de Tenis (FCT) hasta el presidente del país, pasando por la prensa y las redes sociales, todos se rindieron ante el logro de esta pareja de tenistas que compiten juntos desde los 12 años.

El premio para los jugadores en la categoría de dobles creció 14.2% para esta edición.

Esta victoria histórica para Colombia en el deporte blanco significa 1.34 millones de dólares en bolsa de premios para la pareja, cuando se suma todo lo que acumularon durante la competencia.

“El mejor día en toda la historia del tenis colombiano ha llegado, las páginas doradas de este deporte ya tienen el mejor capítulo jamás escrito hasta el momento”, señaló la federación, prácticamente agotando todos los epítetos para saludar una hazaña.

De hecho, por convertirse en semifinalistas, recibieron 169,167 dólares en premios como equipo.

El torneo tiene una suma de 2.87 millones dólares en premios para todos los jugadores en la categoría de dobles. De esta cifra, 1.34 millones de dólares se destinan a los tenistas en esta modalidad que conquisten la final de Wimbledon.

Cabal y Farah conquistaron el primer Grand Slam para Colombia y desde el lunes serán “los nuevos números uno del mundo, una posición nunca antes alcanzada por un colombiano en el profesionalismo”, añadió la felicitación.

Además son la primera pareja “completamente sudamericana” en ser campeones de Wimbledon, según la FCT.

De Cali a la gloria

La dupla de 33 y 32 años, respectivamente, llegó a la gloria tras un partido de cinco horas disputado en cinco sets, los cuatro primeros con un tie-break.

Los colombianos terminaron imponiéndose por 6-7 (5/7), 7-6 (7/5), 7-6 (8/6), 6-7 (5/7) y 6-3 cuando ya caía la noche en el All England Club de Londres.

El presidente Iván Duque le puso el membrete de “histórico” a su desempeño.

Esto es “algo histórico, algo muy importante para nuestro país (...) Aquí los estaremos esperando”, dijo el mandatario en un corto video publicado en Twitter, acompañado de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez.

Farah es hijo de inmigrantes libaneses que nació por azar en Montreal, Canadá, mientras su compañero es oriundo de Cali, tercera ciudad de Colombia, donde ambos se hicieron amigos y comenzaron su carrera deportiva.

Aunque jugaron juntos desde temprana edad, sólo fue hasta el 2011 cuando decidieron sacrificar sus carreras individuales y comenzar su andadura en dobles. Este sábado la prensa tampoco ahorró elogios para esta pareja de campeones.

“¡No estamos llorando! Se nos metió un título en el ojo”, escribió, eufórico, el diario El Tiempo en su cuenta de Twitter antes de invitar a sus lectores a enviarles un mensaje a través de la etiqueta #GraciasFarahYCabal.