La Fórmula 1 derrapó en su ruta económica. Liberty Media, dueña de F1 Group, presentó su informe financiero anual 2020 y señaló una pérdida histórica para el campeonato: 386 millones de dólares en pérdidas operativas y 58 millones más en conceptos corporativos, lo que da un total de 444 millones.

“Nuestro objetivo era tratar de soportar el dolor en 2020 en la medida en que teníamos que hacer concesiones a algunas de nuestras emisoras; nuestro objetivo era hacer todo lo posible para convertirlo en un evento de 2020 y hacer que 2021 volviera a la normalidad”, declaró Greg Maffei, director de Liberty Media.

Respecto a ingresos generales, la Fórmula 1 recaudó un total de 1,145 millones de dólares en 2020, mientras que el índice OIBDA (Utilidad de Operación antes de Depreciaciones y Amortizaciones) fue de 18 millones.

Liberty Media destacó que el 12% de las ganancias de 2020 provinieron de las tasas de promoción de la competencia, el 55% de las cuotas de transmisión y el 17% restante de las tasas de promoción y patrocinio.

La temporada 2020 fue modificada de 23 a 17 Grandes Premios y 15 de ellos se realizaron en países europeos (Italia fue sede tres veces) para evitar grandes traslados; los otros dos se realizaron en Medio Oriente, zona geográfica pegada a Europa, mientras que 13 más fueron cancelados en América, Asia y Oceanía.

Los ingresos de la temporada para Liberty Media cayeron de 2,020 millones a 1,140 millones, y las ganancias de 17 millones de 2019 se convirtieron en una pérdida de 386 millones. Sin embargo, hubo un aumento de ingresos en derechos de transmisión, por publicidad y patrocinios en comparación con 2019. Solo hubo tres premios con presencia de público (Toscana, Italia; Sochi, Rusia; y Portimao, Portugal).

Los ingresos de las emisoras aumentaron como porcentaje del total, del 38% en 2019 al 55%, pero los ingresos del sector disminuyeron en general, mientras que los ingresos por publicidad y patrocinio aumentaron del 15 al 17%. A pesar de esto, algunos ingresos se perdieron debido a que las carreras con ciertos patrocinadores principales no pudieron llevarse a cabo. Algunas de esas pérdidas se recuperaron organizando Grandes Premios con gastos generales logísticos y en lugares reducidos, aclaró Liberty Media.

Las tarifas de promoción de carreras cayeron del 30% de los ingresos de la Fórmula 1 a solo el 12%, ya que se cancelaron varios eventos básicos y se prohibió a los fanáticos asistir a todas las rondas excepto a tres, donde los números estaban muy restringidos.

También los equipos se vieron afectados en sus pagos por parte de la organización. En 2019, la Fórmula 1 repartió 1,012 millones de dólares entre las 10 escuderías, mientras que el año pasado fueron 711 millones, es decir, una reducción del 29%.

De acuerdo al análisis de Liberty Media, el periodo de septiembre a diciembre fue el más productivo en ingresos para la F1 debido a que allí se realizaron siete de los 17 Grandes Premios y hubo más recursos de parte de los derechos televisivos.

A pesar de las cifras, esto no preocupa a Liberty Media de cara a la temporada 2021, que comienza el 26 de marzo en Bahréin: “El balance de la F1 es muy, muy sólido. Creo que los niveles operativos que tenemos en nuestros acuerdos están bien. Por lo tanto, no estoy realmente preocupado por el balance”, señaló Maffei.

África sigue siendo prioridad para la F1

“África es un continente en el que no corremos, y eso está mal. Es un lugar que deseamos mucho, es la prioridad. Hemos estado en conversaciones con posibles opciones durante algunos años y esperamos que, en última instancia, podamos lograr una carrera allí a corto o medio plazo”, declaró Chloe Targett-Adams, directora global de promoción de carreras de la F1.

El vigente campeón de la F1, el británico Lewis Hamilton, también expresó el deseo de correr en este continente: “África es un sitio muy importante al que volver. Por ahora, la Fórmula 1 va a los países y no deja mucho tras su paso. Tiene que convertirse en un deporte que vaya a lugares y deje algo que pueda ayudar realmente a las comunidades, volver a dar importancia a África y subrayar el lugar tan bonito que es. No se trata del dinero, sino de la gente. En los negocios eso no es siempre así, así que es algo por lo que estoy presionando”, dijo en junio pasado.

A lo largo de la historia de la F1, Marruecos y Sudáfrica han sido sedes de Grandes Premios. El primer país, situado al norte del continente, recibió a la organización en 1958 en el circuito de Ain-Diab, mientras que Sudáfrica fue sede en la década de los 60 y por última vez en 1993. Marruecos también ha acogido a la Fórmula E desde 2016.

Targett-Adams también expresó interés en expandir aún más el alcance del circuito en Asia, más allá de China, Japón y Singapur. En la temporada 2021, Arabia Saudita y Vietnam, países de este continente, harán su debut con un Gran Premio en Jeddah y Hanói.

“Al igual que en Asia, no hemos ocultado el hecho de que eso también es una prioridad clave. Vietnam es un lugar de carrera increíblemente emocionante para la F1, con un grupo demográfico enormemente joven en el país, un sector empresarial vibrante, un lugar en el que estamos muy emocionados de competir”, señaló la directiva.

deportes@eleconomista.mx