Deportivamente, Santos Laguna está viviendo la liguilla número 34 de su historia, y sólo dos de ellas, no han ocurrido durante la gestión de Grupo Orlegi, que tomó la propiedad del club en el 2007. Económicamente, la liguilla significa la etapa más fructífera, en el aspecto comercial los patrocinadores reconocen la constancia y hay quienes se han quedado con contratos de una década, entre esas marcas están: Corona, Soriana, Lala, Peñoles, Nivada, Aeroméxico, Ominubus de México, que a su vez, forman parte de una cartera actual de 15 patrocinadores.

En cuanto a la experiencia del fan, el club reconoce que a partir del próximo año, la relación estadio-aficionado debe tener una conexión más allá de lo emocional, para avanzar hacia un recinto más servicial y equipado tecnológicamente. Al plan le llaman “Territorio inteligente” y eso se traduce en características como Wifi en todas las áreas del recinto, una app que atenderá las compras de los fans desde la butaca, un sistema de pago cashless, tecnología para el reconocimiento facial de los fans y en el aspecto comercial se quieren vallas electrónicas con dos salidas de imagen diferentes. Así se visualiza el Estadio que se sostiene entre columnas de 14 años de edad.

”Estamos profundizando más en la experiencia del aficionado el día del partido, estamos en fase previa con proveedores para hacer un Estadio inteligente y conectado, con una experiencia cashless. La meta debe iniciar el próximo año y debemos estar listos. Necesitamos que la experiencia del fan sea única, en un estadio modernizado e inteligente que pueda interactuar con el consumidor, donde entendamos cuáles son sus intereses a través del sistema CRM (Customer Relationship Management) que tenemos”, explica a El Economista, Dante Elizalde, presidente del club.

marisol.rojas@eleconomista.mx