Un nuevo diseño de identidad nacional debe conjugarse con buenos recuerdos. La Selección Mexicana que aún busca su lugar en el Mundial de Qatar 2022 estrena imagen de su escudo. Los cambios en los colores o logotipos del equipo nacional se tienen registrados desde la Copa Mundial de Uruguay en 1930. Se ha aprendido y desaprendido que el tricolor (verde, blanco y rojo) es la base de la identidad visual con un ingrediente cada vez más necesario: la lucha por captar a las nuevas generaciones de mexicoamericanos en Estados Unidos que han atestiguado el crecimiento del conjunto de las barras y las estrellas en la región de Concacaf.

La develación de la imagen fue visual, sonora y con videos que nombraron conceptos de la cultura mexicana. El estadio Azteca apagó las luces para el show de drones, luces y de bailarines. El lema se apegó a la pasión, el orgullo y los sueños.

¿Debe empatar el rebranding con los resultados en la cancha?

“Eso es lo que ha pasado cuando se pretende relanzar la identidad gráfica de la Selección. Actualmente estamos en ese trance, una Selección que no ilusiona, no saca resultados y eso repercute. Cuando estemos cerca del Mundial de Qatar la efervescencia será como en cada Copa del Mundo. Es como un borrón y cuenta nueva, un cambio de piel y de era. Todo dependerá después de lo que se entregue en la cancha”, explica a este diario Alberto Lati, periodista deportivo y escritor mexicano.

En el escudo de la Federación Mexicana de Futbol se ha cambiado de postura el águila, en el nuevo diseño le extienden las alas, pero en el 2010, Justino Compeán entonces presidente de la Femexfut explicaba que el águila no debía apuntar con el pico hacia abajo pues “ningún mexicano se debe agachar, por eso debe levantar el pico”. En el Mundial de Sudáfrica el cambio también fue con el jersey, al usarse en negro como primer uniforme. México cayó en octavos de final ante Argentina.

Para el Mundial de Brasil del 2014, que será recordado por el #noerapenal, se regresó al verde como jersey principal, y el segundo color fue un rojo con un zigzagueo que fue comparado con la playera de la caricatura Charly Brown.

En Rusia 2018, los colores de los uniformes regresaron al verde y blanco. Pero, para el proceso rumbo a Qatar 2022, se optó por un negro con rosa mexicano.

“Era necesario hacer un rebranding eso pensando en el logotipo, pero sobre el uniforme, no me imagino a Brasil con un gris o que a Holanda se le olvide el naranja o a Italia el azul saboya. Verde es el color de una identidad nacional y el águila es la cosmogonía de la fundación de la nación”, subraya Lati.

¿Y qué ocurre con los mexicoamericanos? ¿Cómo no perder las generaciones de fans que ven el desarrollo del futbol estadounidense varonil?

La Femexfut y Soccer United Marketing (SUM) han aplicado campañas como “Somos Locales” para atender a los más de 60 millones de fans de la Selección Mexicana en Estados Unidos, de los cuales en la última década acompañan al equipo un promedio de 60,000 fans por partido en la gira MexTour.

Sin embargo, en el último año los resultados deportivos ante EU han arrastrado tres derrotas para el Tricolor, dos de ellas finales, la Liga de Naciones y la Copa Oro.

“Atraer a los mexicoestadounidenses que económicamente son relevantes. Si se crea un producto vistoso y se juega bien, se compromete el corazón de millones de descendientes de mexicanos que van a tener el nivel adquisitivo para el modelo de negocio. Conforme haya otra generación de migrantes la lucha entre selecciones es ver quién se los queda”.

marisol.rojas@eleconomista.mx