Cristiano Ronaldo y Lionel Messi han sumado números impresionantes a lo largo de su vida profesional. Ahora están a punto de jugar su cuarta Copa del Mundo.

 

Desde el último Mundial de futbol, cada uno ha anotado al menos 200 goles, ganado títulos de la Champions y se han llevado a casa el Balón de Oro.

 

Ambos han cumplido 30 años y han visto crecer a sus familias, convirtiéndose en adorables papás mientras siguen siendo los mejores jugadores del mundo.

 

Ronaldo tiene 33 años y es padre de cuatro hijos. Messi cumplirá 31 años durante la fase de grupos del Mundial de Rusia. Dos de sus tres hijos nacieron desde que Argentina perdió la final del Mundial del 2014.

 

La vida para ambos está cambiando a pesar de que su voluntad de ganar y el hambre por alcanzar objetivos siguen siendo los mismos.

 

“Empiezas a ver las cosas de otra manera”, dijo Messi en una entrevista con el diario deportivo español Marca, “y la verdad es que ser padre es lo más hermoso que ha sucedido en mi vida”.

 

La vida “me ha mostrado cosas sobre el amor que nunca pensé que existían”, dijo el delantero del Real Madrid sobre su familia. “Me ha suavizado y me ha dado una nueva perspectiva sobre lo que es realmente importante en la vida”.

 

Messi inspiró al Barcelona para que su equipo ganara la Liga y tratara de buscar lo invicto casi hasta el final de temporada (cuando fue derrotado por el Levante en la fecha 37, un partido antes del cierre de la temporada); ocurrió en momentos en los que muchos pensaban que la salida de Neymar del Barcelona les afectaría.

 

Ronaldo anotó en los primeros 10 juegos de la Champions y con ellos ayudó a encaminar al Madrid hacia su cuarta final en cinco años. La jugará mañana sábado frente al Liverpool.

 

En las redes sociales, Messi tiene 91 millones de seguidores en Instagram, mientras que Ronaldo cuenta con 73 millones en Twitter.

 

Ronaldo mostró en noviembre pasado una fotografía suya en la que aparecen su hijo Cristiano, de siete años, y su compañera Georgina Rodríguez junto a su hija recién nacida, Alana Martina.

 

Messi, por su parte, publicó una en la que aparece con su hijo Thiago, un niño de cinco años, con un sombrero de Santa Claus.

 

Thiago es uno de los rivales más difíciles de Messi, claro, en la pantala de los videojuegos. “Me vuelve loco porque quiere jugar todo el tiempo”. Cristiano Junior acompaña a su papá a recoger sus trofeos.

 

Cristiano Junior nació en Estados Unidos durante la Copa mundial del 2010 en Sudáfrica, donde Portugal perdió contra España en los dieciseisavos.

 

Ronaldo, capitaneando a su país, anotó sólo una vez en cuatro partidos. Lo hizo de manera tardía en contra de Corea del Norte.

 

Durante la Eurocopa 2016, Ronaldo fue sorprendido por su hijo que al visitarlo en la zona de entrenamiento de la selección muy cerca de París. Lo hizo para festejar su sexto cumpleaños. Las imágenes del momento muestran la ternura entre ellos.

 

Ronaldo encabezó a los campeones de Europa en la Confederaciones de Rusia en junio pasado y fue, sin que muchos lo supieran, un momento emocionalmente complejo para él, ya que nacieron durante esos días sus hijos Mateo y Eva.

 

Un día después de que el torneo finalizara, Messi se casó en Rosario, Argentina, con la pareja de su vida, Antonella Roccuzzo. Su tercer hijo, Ciro, nació en marzo pasado.

 

Messi se perdió un partido del Barcelona después del nacimiento de Ciro y volvió a poner en primer plano a su familia al perderse la conferencia de prensa en la que su compañero de equipo, Andrés Iniesta, confirmó que se iría del club. ¿La razón de Messi? Estaba recogiendo los pasaportes de sus hijos.

 

Ambos se reparten de manera equitativa los balones de oro, el máximo trofeo para los mejores jugadores del mundo.

 

Sin embargo, hay algo que les falta a Messi y a Ronaldo: ganar el Mundial de Futbol.

 

En el 2006, Portugal perdió ante Francia en las semifinales. En el último Mundial, Portugal quedó en tercer lugar en un grupo en el que avanzaron Alemania y Estados Unidos.

 

Por su parte, Argentina fue eliminada por Alemania en dos cuartos de final, y en el pasado Mundial, perdió la final precisamente frente a los germanos.

 

En el Mundial de Rusia, las selecciones de Messi y Ronaldo están en grupos complicados: Portugal juega contra España, Marruecos e Irán. Argentina tendrá que enfrentar a Islandia, Croacia y Nigeria.

 

Si la Copa del mundo elude a Messi, preexistirá un importante objetivo futuro para él y Antonella: quieren una niña.

 

“Estamos teniendo problemas, pero estamos felices”, dijo Messi a Fox Sports en una entrevista reciente. “Después de la Copa del mundo, o en algún momento en el futuro, lo intentaremos de nuevo”.

 

Somos testigos privilegiados de ver a dos grandes del futbol. Y qué mejor que verlos en el próximo Mundial de Rusia.

 

Faltan pocos días para la batalla de los dos grandes. ¿Será?