Dos venezolanos de Primera División, a 3,493 kilómetros de distancia, uno dentro y otro fuera de Venezuela: ?Jesús Gómez la Pulga en México jugando con el Necaxa y Giovanni Romero en Venezuela como capitán del FC Zulia. Ambos conocen la indivisible relación entre el futbol venezolano y la crisis de pobreza que ha permeado en todo el país.

Con tres años de Nicolás Maduro al frente de la Presidencia de Venezuela, 76% de la población no cuenta con suficientes ingresos económicos para cubrir las necesidades básicas como alimentación o educación.

Este porcentaje de pobreza lo sustenta un estudio publicado al término del 2015 por tres especialistas venezolanos de la Universidad de Harvard.

El futbol, como parte de un hecho social, no puede abstraerse de una realidad en la que 8.7 millones de ciudadanos viven en condiciones de pobreza y habitan principalmente, de acuerdo con el estudio, en Caracas, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo, San Cristóbal, Barcelona-Puerto La Cruz y Ciudad Guayana.

La Pulga es precisamente de Maracay y Gio, de Caracas, unas de las ciudades más afectadas por la pobreza. El jugador del Necaxa desde hace más de un año considera que vive en México una mejor oportunidad que lo que puede encontrar en el balompié venezolano.

La ilusión de jugar en el extranjero, las oportunidades económicas y deportivas son mucho mejores fuera del país. No hubiera tenido el mismo desarrollo si me quedaba (en Venezuela).

Los jugadores venezolanos buscan salir al extranjero a un futbol que sea mejor, con más razón ahora que la situación del país está tan precaria , señaló el mediocampista del Necaxa a El Economista.

Mientras que desde Maracaibo, lugar del FC Zulia, Giovanni, el capitán del equipo, agrega a la pobreza los problemas de inseguridad.

Es difícil, la situación en el país se ha deteriorado mucho, no veo un crecimiento económico y cultural, estamos pasando por un mal momento, hay mucha inseguridad en las calles y muertes.

Mi familia está pensando salir del país para un mejor futuro. No es fácil ver niños sin comida, podríamos estar mejor. Me gustaría que fuera la Venezuela de antes, con respeto entre opositores y quienes están a favor del gobierno. Hay una división más grande y se ve relacionada con el futbol, como el secuestro del camión del equipo Trujillanos. Más allá de que hay un grupo de personas que comparte la ideología de nuestro presidente, creo que podríamos estar mejor , explicó Giovanni a este diario vía telefónica.

Tanto Jesús como Giovanni, que rebasan los 30 años de edad, desean ser convocados algún día de nueva cuenta a la Selección nacional, que también vive su propia crisis.

Apenas en febrero la Federación Venezolana de Futbol (FVF) acusó que desde el 2015 no habían percibido pago por parte de Pdvsa, la estatal de Petróleos de Venezuela, su principal patrocinador.

La FVF no está quebrada, pero no podemos asumir compromisos si no tenemos el dinero en el bolsillo. El dinero que se acordó con Pdvsa es suficiente para honrar con todos los compromisos que tenemos , declaró entonces Laureano González, presidente de la federación.

Entonces, el amor a la Selección y al futbol se volvió para los jugadores requisito principal. Los jugadores que acepten las condiciones económicas actuales vendrán; los que no, no serán convocados , aclaró.

Si bien los problemas económicos del país han invadido al futbol venezolano, los jugadores ven en él un bálsamo que alivia a la población.

Vestir la camiseta de la Selección es lo más grande que me ha pasado, a la edad que tengo lucho por volver , mencionó desde Venezuela Giovanni.

En tanto, en México, Jesús habló sobre su ilusión por regresar a la Selección de Venezuela y trascender a un futbol más competitivo o ser uno de los referentes del futbol mexicano .

A mi edad (32 años) esa ilusión de jugar en Europa se va desvaneciendo , agregó.? Fuera de la perspectiva del jugador, la academia explica las razones por las que se da la migración de entrenadores y jugadores venezolanos.

En la situación económica que se vive los venezolanos tienen una moneda tan débil que muchos jugadores se van a cualquier lado, como a República Dominicana o Panamá. Les ofrecen 1,000 o 2,000 dólares y se van.

En el caso de los entrenadores, les conviene salir a Estados Unidos o a una academia, porque económicamente les retribuye mejor que dirigir en Venezuela , mencionó a este diario Liber Nan Piñera, profesor de periodismo en la Universidad de Zulia, Venezuela.

Entre las manifestaciones de la población por la revocación de Maduro y la inconformidad por el control del Estado en el acceso a productos y alimentos, la población venezolana tendrá en sus pantallas el 6 y 11 de octubre a su Selección enfrentando en partidos amistosos a Uruguay y Brasil.

Ante los partidos, creo que la Selección ha mejorado en los últimos años, es compacta, aguerrida, es la mejor generación que ha tenido en la historia. Tenemos futbolistas jugando en Inglaterra e Italia , dijo Giovanni.

Jesús, quien lleva con Necaxa más de un año, afirmó que los rivales de la Vinotinto son competitivos, mas no imposibles.

Ya es un respeto, mas no un miedo como en otros tiempos, cuando incluso éramos goleados; ahora se puede competir de igual a igual. Hemos sacado resultados favorables en algunas oportunidades contra ellos , comentó.