A pesar de contar con un máster en administración, su emporio se derrumbó: fue incapaz de gestionar las palabras de un hombre de 33 años y terminó siendo odiado por más de 100 millones de aficionados.

Su nombre es Josep María Bartomeu y hasta este 27 de octubre fue el presidente del Futbol Club Barcelona, cargo que ocupó durante cinco años con un palmarés de 12 títulos entre los que destaca un triplete (en la temporada 2014-2015), pero que vivió sus últimos meses enfrascado en un duelo directo contra el máximo goleador en la historia del club: Lionel Messi.

Mentiras e improvisaciones son las dos principales acusaciones del delantero argentino hacia el ex presidente. La primera se dio al término de la temporada 2019-2020. Messi informó a Bartomeu que quería dejar el club durante el mercado de verano, pero el directivo se lo negó: “La decisión de irme llevaba pensándola mucho tiempo. Se lo dije al presidente y él siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si quería irme o quedarme y, al final, no terminó cumpliendo su palabra”.

Semanas después, en una entrevista para el medio Goal, Messi confirmó que se quedaría un año más en Barcelona solo porque no quería enfrentarse legalmente al club “que ha sido mi casa”, pero despotricó una vez más contra Bartomeu: “La verdad que hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas”. La tensión se dio después de la escandalosa derrota por 2-8 contra el Bayern en Champions League y tras perder el título de liga.

“Bartomeu no sabe formar equipos, es desconfiado y se enamora y desenamora fácil y rápidamente, de manera que es sencillo entender por qué acabó por entregarse a los jugadores y a Messi. No entiende de futbol e improvisa hasta la irresponsabilidad”, declaró un ex ejecutivo del club al diario El País en septiembre, mientras que un asesor económico agregó: “No domina los temas financieros complejos, sino que es un empresario correcto, incapaz de controlar la tensión de tesorería del Barça”.

Bartomeu es máster en administración y dirección empresarial por la Escuela Superior y de Administración de Empresas de Barcelona, una de las más de mayor reputación en esa área y donde conoció a Sandro Rosell, quien lo llevó a trabajar en la estructura culé con las ramas de basquetbol, hockey y volibol.

En el ramo empresarial, su fortuna está tasada en 45 millones de dólares que provienen de sus otros empleos: es consejero de Adelte, una compañía que fabrica, suministra y da mantenimiento a las pasarelas de desembarque de puertos y aeropuertos, fundada por su abuelo en 1962 y con sucursales en América y Asia. También es consejero de Equipo Facility Services (EFS), empresa que provee servicios de azafatas y equipos electromecánicos. Además, tiene acciones en la inmobiliaria Comas SL y se le ha vinculado con el Partido Popular de la derecha de España.

fredi.figueroa@eleconomista.mx