Como cada año, la tierra más selecta del tenis mundial está por volar en cada deslizamiento, elevarse en cada pique de la pelota… infalible desde hace dos siglos y selectivo desde 1968, cuando recibió la designación de Grand Slam. En cada partícula del polvo de ladrillo rojo viajan las reminiscencias de Chris Evert, Steffi Graf, Suzanne Lenglen, Margaret Smith, Rafael Nadal, Björn Borg y otros.

Esa superficie predilecta por muchos, desde amateurs hasta profesionales, puede llegar a tener un costo de construcción desde 30,000 y hasta más de 80,000 dólares, acorde a la cotización consultada en algunas empresas estadounidenses especialistas en esta categoría. Cabe precisar que en el precio no se contempla gradas u otros rubros fuera de la cancha.

El valor de una cancha de arcilla depende de varios factores como las dimensiones, ubicación geográfica, sistema de irrigación, alumbrado, accesos , establece la compañía Fast-Dry Courts. La empresa especifica que la inversión en iluminación es de entre 20,000 y 35,000 dólares.

Según el sitio Essortment y Har-tru, a una cancha de arcilla debe dársele mantenimiento todos los días, el cual consiste en tres puntos básicos: cepillado, irrigación y apisonamiento. Tener en buen estado el terreno de juego requiere un presupuesto que puede rebasar los 5,000 dólares, si se opta por cambiar la superficie. Para dar una idea clara , tan sólo un rodillo de mano vale alrededor de 600 dólares. Aun con ello, conocedores en el cuidado de canchas de tenis aseguran que la tierra batida es la más económica de preservar. Har-tru sugiere en su catálogo que cada tipo de suelos se reacondicione anualmente.

La arcilla en México, poco común

El Economista consultó a empresas constructoras de canchas de tenis y éstas argumentaron que las canchas de arcilla ya son poco usuales en nuestro país, por lo que primordialmente se han concentrado en la elaboración de superficies duras. Es preciso recordar que el Abierto Mexicano de Tenis, de escala 500 en la Asociación de Tenistas Profesionales se disputa sobre polvo de ladrillo, éste reduce el estrés físico y lesiones.