En febrero del 2019, los ojos del mundo se centraron en el campo del Club de Golf Chapultepec, que recibió por primera vez a Tiger Woods en suelo mexicano. La ilusión por ver a uno de los mejores golfistas de la historia con 15 títulos Masters, ocasionó que la venta de boletos se agotará luego de que el nacido en California anunciara su asistencia.

Ante el reto de superar el éxito para la organización que inició en el 2017, Rodrigo Suárez Gilly, director general del torneo, expresó tener confianza en contar con Tiger para la edición del 2020. “La verdad hasta que él no haga el anuncio, no hay nada oficial. A título personal, yo creo que las posibilidades de contar con Tiger para la próxima edición son de 95%, por la cuestión de su preparación de calendario, que el año pasado le ayudó para conseguir un Masters, creo que no va a hacer cambios, además de la posibilidad de sumar puntos para ser el número uno y competir contra los mejores golfistas”, mencionó Rodrigo Suárez en el evento de presentación.

Esta probabilidad tomó fuerza porque la cuenta oficial que rastrea al golfista, Tiger Tracker de The Golf Channel, anticipa su calendario e incluye México como uno de los torneos que disputará.

Otro aspecto es la organización del torneo y la comida, una de las particularidades que Tiger disfrutó en su visita en el 2019. “Tuvo una gran experiencia. El sábado por la noche, su último día, porque dejó México el domingo, él en compañía de otros cinco jugadores ordenaron 70 tacos para ellos solos. ¿Es eso suficiente para entender que disfrutó su estancia? Aunque honestamente no esperamos que confirme su asistencia hasta el 15 de febrero (último día para anunciar su participación)”, comenta a El Economista, Gerald Goodman, director ejecutivo del PGA Tour.

Woods, pese a sus constantes lesiones, se encuentra en un óptimo estado físico al obtener el Masters de Augusta el año pasado. Ahora, disputa el Farmers Insurance Open y busca el título 83 de su carrera, lo que lo posicionaría como el más ganador en la historia de la PGA.

La expectativa por volver a contar con la estrella estadounidense genera interés en el público. Aunque no tienen la lista completa de los participantes, el 30% de los boletos ya se vendió.

Junto a la expectación por Woods, la edición 2020 puede ser histórica por contar con dos golfistas mexicanos. Abraham Ancer, quien en los años previos utilizó la invitación con la que cuenta México por organizar el torneo, se ubica en la posición 30 del ranking y clasifica directamente. El invitado, para jugar el torneo, debe pertenecer a los primeros 300 del ranking; a menos de un mes del evento, Carlos Ortiz se encuentra en la posición 147, que lo perfila como el segundo mexicano para competir en el México Championship.

En una estimación realizada por este diario, al considerar la mayor asistencia al Club de Golf Chapultepec, el ingreso por boletaje sería cercano a los 973 millones de pesos.

[email protected]