El delantero uruguayo Sebastián Abreu, de 44 años, es nuevo jugador del Athletic Club de Brasil, un modesto once del interior del estado de Minas Gerais que será el equipo número 30 en una trayectoria que le valió el récord Guinness como el futbolista con mayor número de fichajes.

El carismático ariete charrúa será el fichaje estelar de este equipo de la ciudad de San José del Rey, a unos 188 kilómetros de Belo Horizonte, en su regreso a la primera división del campeonato estadual de Minas Gerais, que no disputaba desde hace cincuenta años.

"La semana que viene voy a estar ahí con ustedes, ¿vale? Se preparan para comenzar a entrenar y poder hacer un torneo estadual muy bueno", dijo el exartillero de la selección de Uruguay en un video publicado en las redes sociales de su nueva escuadra.

La del Athletic Club será la camiseta número 30 que se enfunda Abreu en una trayectoria futbolística que inició en 1995 en el Defensor de Uruguay. Desde entonces, el mundialista charrúa se puso otros 28 uniformes hasta aterrizar en el equipo mineiro.

"El atacante uruguayo está confirmado con el Escuadrón de Acero y desembarcará en Brasil la próxima semana. Juntos viviremos muchas locuras, muchos goles y muchas victorias", indicó el cuadro en un mensaje en Twitter.

Abreu fue reconocido con el récord Guinness como el futbolista con mayor número de fichajes de la historia, después de su salto al Audax Italiano de Chile en 2018. Con aquella transferencia, Abreu superó el récord de 25 clubes que compartía con el alemán Lutz Pfannenstiel.

Desde entonces, este peregrino del fútbol ha pasado por otros tres clubes, el Club Deportivo Magallanes (Chile), el Rio Branco (Brasil) y Boston River (Uruguay), en el que tuvo la doble función de jugador y entrenador, y al que renunció en noviembre por malos resultados.

Recordado por los uruguayos por haber 'picado' el balón en la definición por penales ante Ghana en el Mundial de Sudáfrica-2010, Abreu protagonizará su sexta aventura en Brasil tras pasos por Gremio (1998), Figueirense (2012), Bangu Atletico Clube (2017) y Rio Branco (2018).

Entre 2010 y 2012 jugó con el Botafogo, donde su desembarco provocó una verdadera revolución y se convirtió en un ídolo de la hinchada carioca. River Plate o San Lorenzo de Argentina, Deportivo de La Coruña de España, Tigres y Cruz Azul de México, Beitar de Jerusalén, Aris Salónica de Grecia o Santa Tecla de El Salvador, figuran en la interminable lista de clubes que contaron con sus servicios.