El Abierto Británico de golf no sólo será atractivo por tener en su field a figuras como el inglés Lee Westwood, el norirlandés Rory McIlroy y los estadounidenses, Tiger Woods y Phil Mickelson, entre otras estrellas que harán brillar el penúltimo Major de la temporada.

El también conocido como Open Championship, el cual se disputará a partir de hoy y concluirá el próximo domingo, apenas unos días antes del arranque de los Juegos Olímpicos, parece darle un aliciente más a la economía británica, que se ha visto afectada por la crisis que ha padecido el continente europeo.

Y es que, de acuerdo con sus organizadores, el evento dejará una derrama económica de 140 millones de dólares en el norte de Inglaterra, con lo cual se convierte en el segundo torneo del PGA Tour que más beneficios deja en cuestiones financieras, pues se estima que el Players Championship tuvo un impacto de 150 millones de dólares este año.

De acuerdo con información proporcionada por el Comité Organizador, este dinero llegará a través de los 200,000 espectadores que se esperan este año en el evento, quienes consumirán 86,000 tarros de cerveza, 11,000 barras de chocolate, 33,000 porciones de papas a la francesa, 40,000 tazas de café y 20,000 sándwiches.

Las ganancias del British Open dejan en tercer puesto los beneficios económicos que, por ejemplo, dejó el Abierto de Estados Unidos, en el que se estimó que la derrama económica fue de 100 millones de dólares para la región en la que se disputa el torneo.

Aunado a ello, el Abierto Británico representa uno de los de mayor atracción para los golfistas por conceptos de premios, pues su bolsa es la segunda más onerosa de los torneos del PGA Tour. De acuerdo con datos de la revista Forbes, sólo el Players Championship tiene una bolsa más generosa.

Mientras el Players cuenta con una bolsa de 9.5 millones de dólares, el Open Championship suma premios por 8 millones de dólares, misma cantidad que entre el Masters. De acuerdo con Forbes, 60% de los premios ingresa gracias a los derechos de transmisión, mientras que 40% restante es proporcionado por los sponsors.

Es por ello que el Abierto Británico espera que el impacto que logren estrellas como Woods, McIlroy, Mickelson, alcance para atrapar a 458 millones de personas en 196 países alrededor del mundo, quienes tendrán a su disposición 3,676 horas de transmisión del tercer evento Major de la PGA.

cristina.sanchez@eleconomista.mx