Un correo llega al buzón de Saúl Canelo Álvarez después de cada pelea. Eddy Reynoso tiene el hábito de decirle a los boxeadores que entrena una evaluación de lo destacado y lo que aún falta trabajar. Todo lo tiene por escrito, desde que entrenaba a sus primeros peleadores en Guadalajara, cuando no negociaba contratos millonarios y menos se imaginaba que se trasladaría a un gimnasio de box en un auto deportivo Bugatti Chiron y no en camión.

Cada experiencia por pelea está archivada, de hecho, es una costumbre en él, tanto que en una oficina en su casa de Jalisco creó con los años su propio museo, con revistas, videocasete y libros de boxeadores que marcaron a su consideración, los cimientos de la escuela del box “la old-school es la buena”, sonríe el entrenador al describir su colección.

Los apuntes aún con vida propia de aprendizajes de sus mentores y libros de box leídos, podrán imprimirse bajo su nombre Edison Omar Reynoso Sandoval. Así que, quien quiera leer cómo el entrenador del año (trainer of the year) 2019 –reconocimiento de la Asociación de Escritores de Boxeo De América (BWAA), del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Organización Mundial de Boxeo (OMB), ESPN y Ring Magazine– construye campeones de box, lo podrá saber de primera mano.

“Tengo apuntes como desde hace 12 años. De los más viejos, cuando preparaba a El Chololo Larios. O cada que pelea el Canelo siempre le mando un correo para decirle qué estuvo bien de la pelea, pero si algo sucedió, ya sea en la preparación, en un round, siempre trato de hacer un pequeño resumen. Estoy trabajando en el libro, aún no sé cómo lo titularía, pero creo que le pondría Herramientas para llegar a ser un gran campeón… no, no, no, Las Herramientas que se necesitan para llegar a ser un campeón del mundo. Hay que hacer figuritas, apuntes, cosas que la gente no ve, pero que son importantes para desarrollar un campeón”.

Sin dudar, el prólogo se lo confiaría a su padre, Chepo Reynoso, quien enseñó al Canelo a tirar sus primeros jabs, y ahora provee de consejos en las negociaciones que hace Eddy como promotor. También es quien anima a Saúl Álvarez en el ring, cantando juntos el coro de una canción mientras se entrena. En la cocina, el señor Reynoso cuidaba de la alimentación después de los entrenamientos. El ceviche, el aguachile, los caldos, son su especialidad.

“Él me ayuda con su punto de vista a la hora de entrenar o negociar las peleas, las bolsas, nos entendemos bien, somos un equipo. Ahora está descansando, es la segunda pelea que no va a estar con nosotros. Pero siempre le pido consejo. En el campamento cada uno tiene su especialidad. Ya tenemos una persona que nos cocina y es menos trabajo. Mi especialidad es la carne y pollo asado, el aguachile, ceviche, pollo a la naranja, salsas, licuados, y no se me ha enfermado nadie”.

Un libro sobre el método de boxeo es el amuleto de Eddy Reynoso. Es tan especial porque se lo regaló en el 2001 Amílcar Brusa, salón de la fama y considerado el mejor entrenador de Latinoamérica en la historia del boxeo. “Incluso me dijo: ‘me lo regresas’ pero diario lo estoy leyendo porque aprendí mucho de él. Lo quiero mucho y lo tengo como si fuera mi amuleto de la suerte, me lo llevo a los campamentos y tengo 20 años con él”.

Y Eduardo Lamazón, escritor, periodista y comentarista de box es el autor de su otro libro de referencia: “‘El boxeo en números. 150 años de historia’ que te ahorra tiempo de investigación de datos como quiénes fueron los primeros campeones, el boxeador que más golpes ha tirado”.

Además, tiene dos reliquias importantes en su museo personal. Las páginas de un libro de boxeo de 1818 y la primera revista de The Ring en 1922.

“El libro me costó 800 dólares, en revistas tengo la primera de Ring que cumple 99 años. Tengo una casa y una oficina con todas las colecciones de casi todos los campeones desde Sugar Ray Robinson hasta el Canelo, ¡todas! de división por división, pero no colecciono de muchos peleadores, que creo que no les puedo aprender mucho o por su estilo”.

-¿A quien heredarás tu colección?

“No se lo quiero dar a mis hijas, una tiene 4 años y la otra 11. No me gustaría que estuvieran empapadas en el boxeo, ya cuando esté grande veré a quien se las dono”.

Los planes en puerta

En el gimnasio de San Diego California, a una hora de distancia de Tijuana, hay un  ring de estrellas. Además del Canelo, Eddy entrena a otros campeones mundiales, como Óscar Valdez, Andy Ruíz, Ryan García, Julio César 'Rey' Martínez y al japonés Hiroto Kyoguchi, que es campeón mundial en la categoría minimosca.

Los días de entrenamiento inician por las mañanas con caminatas y carreras de una hora y cuarto de duración. Por lo regular, a las 10:00 am Eddy llega al gimnasio, el primer entrenamiento es con Valdez, a las 12:00 es con el Canelo, y a las 2:00 pm es con Ryan García. El día termina entre 4:00 y 5:00 pm. Regresa a casa y busca beisbol, futbol o alguna pelea de boxeo “y me aviento mis vinitos”.

-¿Qué proyecto sigue con el gimnasio de box en San Diego?

“Poner una cadena de gimnasios con mi marca 'No boxing no life', quizá empezamos en Guadalajara con uno y en California e ir expandiendo poco a poco para sacar más campeones. Quiero apoyar a entrenadores que están como yo la pasé un tiempo, quiero becar a muchachos boxeadores para que se puedan desarrollar”.

Eddy Reynoso se refiere a los tiempos en Guadalajara cuando llegaba a los entrenamientos en camión, el dinero para las vitaminas de los boxeadores escaseaba y sólo los que desarrollaban buen boxeo, se les "becaba". Su trabajo por las mañanas era en una empacadoras de carnes frías con su tío en un horario de 7:00 am a 2:00 pm. Hace 20 años, por entrenar a boxeadores ganaba unos 600 pesos.

"Me acuerdo de eso cuando a veces quiero “volar”, sé de dónde vengo. Cuando empiezas se le invierte bastante. En los gimnasios humildes se les pide a los boxeadores en ese tipo de gimnasios una cooperación para el mantenimiento, pagar renta, luz y agua".

Hoy, tiene su marca No Boxing No Life, que calcula nació hace 18 años y la meta es "catapultarla como una de las mejores marcas de boxeo".

La marca la portan en sus peleas al menos 7 boxeadores campeones (y ex) como Canelo, Ryan, Valdez, Andy.

"Me defino como una persona exitosa que empezó desde abajo y que está mostrándole a los nuevos entrenadores que todo se puede con trabajo, disciplina y honradez. Empecé mi primer sueldo en Estados Unidos de 300 dólares por semana y ahora negocio peleas de muchos millones con un boxeador que hice desde los 13 años de edad".

A los 44 años es el entrenador que prefiere una preparación artesanal de sus boxeadores, que la tecnología en el deporte, las apps o la data.

"Rara vez he tomado coaching o un psicólogo deportivo. Me he hecho a bola de fregadazos, me gusta leer libros de superación, y me he encontrado con gente exitosa en el boxeo me ha ayudado a ir creciendo. No estaría mal tener un psicólogo deportivo. Ahora no lo tenemos, pero quizá busquemos uno en el corto tiempo".

Libros, vino tinto, beisbol y respeto a la historia del box, son algunos elementos que dan vida a Eddy Reynoso.

Datos curiosos de Eddy Reynoso:

  • En 1996 cruzó de ilegal a Estados Unidos en busca del sueño americano, y fue detenido más de 1 mes.
  • Este 2021 se tatuó en el antebrazo izquierdo la silueta de Saúl Álvarez. "El día que conviertas a un niño de 13 años en el mejor boxeador del mundo lo vas a entender".
  • El entrenador tendrá con Álvarez (el próximo 27 de febrero en el Hard Rock Stadium) la segunda pelea del año. La primera fue el título de Óscar Valdez.
  • Ha entrenado y forjado varios campeones mundiales como: Óscar "Chololo" Larios, Javier "Chatitio" Jáuregui, Víctor “Vikingo” Terrazas, Rigoberto "El Español" Álvarez, Kōki Kameda y Daiki Kameda.
  • El libro sobre método de boxeo que le regaló el ex entrenador Amílcar Brusa en el 2001, lo considera como amuleto.

marisol.rojas@eleconomista.mx