México cierra la década con un boxeador que a sus 30 años se asume en su mejor momento deportivo y con los ojos fijos en trabajar su imagen comercial. La versión de Saúl Canelo Álvarez es ahora, la de mayor independencia en sus decisiones económicas. Un púgil que no escatima el tiempo de su juventud no sólo para sus peleas, sino para maximizar y administrar sus ganancias.

El Canelo se puso los primeros guantes a los 11 años, a los 13 inició combates y 17 años después, recibió por la imagen boxística que representa, uno de los contratos más lucrativos del deporte, sí, el que acaba de tronar este año con la plataforma streaming DAZN, en el que le prometieron ganancias por 365 millones de dólares en 2018, por 11 peleas, entronizándolo como estrella del pago por evento. El acuerdo no se cumplió, peleó la indemnización en busca de un mínimo de 280 millones en daños y perjuicios, y se aventó tres tiros contra: su promotor Óscar de la Hoya, Golden Boy Promotions y DAZN.

—¿Quién permanece en la esquina de su ring?

Su entrenador Eddy Reynoso, su padre Santos Álvarez y sus hermanos. Claro, respaldado por los abogados que le llevan los temas legales, pero es Canelo quien tiene la última palabra.

“Las relaciones entre Óscar de la Hoya y el Canelo estaban mal, los hemos visto en un mismo cuarto sin hablarse. La fricción que se observaba entre las partes era insostenible, estoy seguro de que  se quitó un peso enorme de los hombros, estaba en estrés. El señor Reynoso que lo entrena y con su familia no tiene problemas, sus abogados los arreglan”, contó a este diario Eduardo Lamazón, comentarista de boxeo  en TV Azteca, y ex secretario general del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

En la segunda pelea contra Gennady Golovkin, el 15 de septiembre de 2018 en Las Vegas, generó más de 100 millones de dólares, de los cuales, el Canelo mínimo, se llevó 35.

—¿Podrá alcanzar estas cifras negociando por pelea?

”El Canelo está en una etapa de su carrera que ha logrado ser tan popular que no necesita de un promotor o de un tercero. En esta ocasión, la pelea contra Callum Smith se verá en todo el mundo, y en México se transmite en TV Azteca, Televisa y ESPN. Saúl, es la cara del boxeo comercialmente y para muchos el mejor peleador libra por libra. No sé  si llegue a ese piso (de los 35 millones), por una cuestión económica de la pandemia”, opinó a  El Economista Fernando Barbosa, General Manager de The Walt Disney Company; analista y juez de combat sports.me.

Antes de llegar DAZN a su vida, en cuatro años logró producir al menos 400 millones de dólares y vendió casi 7 millones de pago por evento, de acuerdo a cifras de Forbes en el 2017.

“Canelo deseaba ser independiente desde hace mucho tiempo y lo mejor en términos comerciales está por venir. Como su propio promotor, puede negociar una pelea con diferentes promotoras, en las que el modelo de negocio es PPV y eso puede generar hasta más de 35 millones, dependiendo contra quien boxee porque la otra parte también tiene que ser atractiva comercialmente”, agrega Barbosa.

De acuerdo al portal Celebrity Network, el boxeador registra un valor neto de ganancias en su carrera por 140 millones de dólares; y en los últimos meses ingresó 37 millones de dólares (2 millones de ellos, por concepto de patrocinios) ubicándose en el lugar 30 en el ranking de Forbes de los atletas mejor pagados siendo el único mexicano en ocupar esta lista.

“Para que el Canelo se revalorice en las siguientes peleas depende de algunos factores como que el boxeo regrese a la normalidad, porque nadie pudo cumplir con sus compromisos. Saúl ahora se siente muy bien, es un tipo disciplinado, con el potencial para continuar en el mismo nivel. Si gana contra Smith seguirá cotizando alto. Hay que esperar, porque él dice que no quiere pelear de nuevo contra Gennady Golovkin, pero es una de las peleas más caras", comentó Lamazón.

Álvarez ganó más de 40 millones de dólares de la pelea de Golovkin y cuando volvieron a pelear en septiembre de 2018, a Canelo se le garantizaron 25 millones solo por presentarse. La revancha generó más de 94 millones en compras de PPV.

•••

Canelo es disciplina y diario aporta a su entrenamiento, a la vez que ha dicho que tan importante es el trabajo como el descanso. Administrado con todo como con su fama.

Tiene su propia línea de ropa en store.caneloteam.com, impulsa su proyecto “Canelo Health” con una tarjeta de descuento en servicios médicos, lanzó una aplicación para planes de entrenamiento. Y se respalda a su vez, de brazos patrocinadores como Under Armour , los relojes Roger Dubuis, Everlast, LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton, y en su sitio oficial aún aparece DAZN.

“Canelo como pasatiempo se enloquece con los automóviles, caros, una vez le dije: cuídate Saúl quieres que te dé la lista de los campeones mundiales que se mataron en accidente automovilístico. Me respondió: 'no me la des yo sí me cuido'.

Tradicionalmente los boxeadores han hecho malos negocios. Andy Ruiz, por ejemplo, es un boxeador que ha hecho mal las cosas, no ha defendido la condición de campeón, de peso completo y cómo eso pudo transformar su vida”, cuenta Lamazón.

En septiembre pasado en el Podcast Inquebrantables de Daniel Habif, Canelo habló sobre el motivo de sus gustos fuera del ring. Su amor por el golf por ser un deporte de concentración, de estabilidad mental, y de hecho, ya ha ido al field con Stephen Curry, Tony Romo. Y su fanatismo por los carros de lujo, que guarda en sus diferentes garages en Guadalajara, California.

“Claro que pienso en el retiro, me veo con mi familia tranquilo, jugando golf. Me gustaría estar en el Salón de la Fama por todo lo que he alcanzado”.

México cierra la década en el box, con el atleta mexicano mejor pagado, independiente en sus negocios y con 56 peleas profesionales en los puños.

marisol.rojas@eleconomista.mx