Dos medallistas rusos de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 pagaron a la IAAF para ocultar resultados positivos de controles antidoping, según asegura este domingo el diario The Sunday Times.

En total, hubo ocho atletas de Rusia que pagaron altas sumas de dinero a la cúpula de la IAAF para evitar una sanción y poder competir en Londres, añadió la publicación. Uno de ellos fue después campeón olímpico, mientras que otro se colgó una plata.

En el centro del escándalo está el ex presidente de la IAAF, Lamine Diack. La Justicia francesa acusa al senegalés, que dejó el cargo en agosto tras 16 años en el puesto, de corrupción y lavado de dinero.

Según la fiscalía francesa, Diack, de 82 años, habría recibido más de 1 millón de euros para ocultar positivos de atletas. También están siendo investigados su asesor legal, Abil Cisse, el ex jefe del Departamento Antidoping de la IAAF, Gabriel Dollé, y el hijo de Diack, Papa Massata.

El sucesor de Diack en la IAAF, el británico Sebastian Coe, calificó de desagradables las acusaciones sobre el senegalés. Según el ex atleta, no se ocultó ningún caso de doping: No somos pasivos .

La revelación de The Sunday Times se produce un día antes de que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) haga público un informe sobre el doping en Rusia.

El atletismo ruso ha sufrido una plaga de tests positivos desde que un documental en la televisión alemana ARD acusara el año pasado al país de doping sistemático. La AMA inició una investigación del caso y mañana se conocerán los resultados.

Este informe cambiará el deporte. Es una dimensión de corrupción totalmente diferente al escándalo de la FIFA , aseguró Richard McLaren, miembro de la comisión de la AMA.