Si los Dodgers no son conocidos por su beisbol dentro y fuera de Estados Unidos, quizá lo sean por la construcción que hacen en torno a su marca con películas como ‘Bluetopia: the L.A. Dodgers movie’; ‘42’ dedicada a la leyenda de Jackie Robinson, el primer jugador afroamericano en la historia de la MLB; por el documental de Netflix ‘Long Shot’, donde el Dodger Stadium es el epicentro del drama, o por la serie de artículos y productos con que llevan impresa su imagen.

De acuerdo al último ranking de Forbes, los Dodgers cuentan con un valor de marca de 562 millones de dólares, equivalente al 16.5% del total del valor de la franquicia. Solo están debajo de los 855 millones en los que se estima la marca Yankees.

En colaboración con sus socios comerciales, los Dodgers han dado licencia a marcas como la mexicana Tequila Don Julio, con quien comparte colores institucionales (blanco y azul), para promocionar su logotipo en el producto. En agosto, Don Julio lanzó una edición especial con la marca Dodgers en la caja.

Más allá de pasar una noche en el diamante viendo a los peloteros conectar cuadrangulares y anotar carreras, el Dodger Stadium genera ingresos de diversas experiencias como tours por los vestidores, dugout, terreno de juego, restaurantes privados, entre otras áreas, por las que los fans pagan entre 15 y 35 dólares por persona o un precio fijo de 500 cuando se trata de un grupo de hasta 10 personas.

Asimismo, cuando los Dodgers no están jugando en su estadio, diferentes áreas se pueden alquilar para eventos especiales. Las experiencias son presenciales, por lo que durante el cierre de los recintos deportivos debido a la pandemia, dichas actividades se vieron suspendidas “por la seguridad de nuestros fans y empleados”, se lee en su página web.

Los Dodgers, además de ser el mejor equipo en temporada regular de la MLB, también son el equipo campeón en venta de camisolas: su estrella, Mookie Betts, lideró el ranking en este rubro. Los Dodgers fueron el equipo que más peloteros incluyó en el top 10 de más camisetas vendidas en 2020 con Cody Bellinger como top seis y Clayton Kershaw en novena posición.

En Fanatics, el coleccionable más costoso de los angelinos es una pelota autografiada por Betts en más de 400 dólares (8, 366 pesos), por encima de la camisola de la Serie Mundial fabricada por Nike, valorada en 359.99 dólares (7, 529 pesos). El catálogo de los Dodgers incluye productos como sudaderas, camisetas, gorras, zapatos, fundas para celular y ahora también cubrebocas.

La figura de Jackie Robinson sigue siendo una de las más comercializables. En el ámbito de los coleccionables, una tarjeta de novato de Robinson con los Brooklyn Dodgers de 1948 se vendió en una subasta por 336,000 dólares en noviembre de 2018, el precio más alto jamás logrado por una tarjeta relacionada con los Dodgers vendida públicamente.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx