Mónaco. El serbio Novak Djokovic y español Rafael Nadal, primer y segundo cabezas de serie, se clasificaron sin apuros para los octavos de final del torneo ATP Masters 1000 de Montecarlo.

Nadal se impuso 6-4 y 6-3 al finlandés Jarkko Nieminen y Djokovic superó 6-1 y 6-4 al italiano Andreas Seppi,

David Ferrer no corrió con la misma suerte y con un nivel de juego desconocido para el sembrado 5 del torneo, fue arrollado por el brasileño Thomaz Bellucci (6-3, 6-2).

La victoria de Nadal llegó en 1 hora 26 minutos de juego, cediendo sólo un servicio y demostrando estar en buena forma física, después de que en las semifinales de Miami, el 30 de marzo, tuviera que retirarse antes del partido por una lesión en su rodilla izquierda.

"He jugado un partido normal. Nada especial. Ni muy bueno, mi muy malo", estimó la estrella española. "Era mi primer partido en tierra batida desde hace mucho y mi primer partido tras 15 días sin tocar la raqueta, con sólo cinco y seis días de entrenamiento", recordó.

Nadal empezó con cautela en la pista central, probándose durante el primer set, pero fue de menos a más y no dio opción en ningún momento a su rival, que jugó con valentía pero sin las armas necesarias para doblegar al mallorquín.

Nadal aumentó su racha en Montecarlo, pues no pierde en el torneo desde el 2003, cuando cayó ante el argentino Guillermo Coria.

Desde entonces, Nadal es el amo y señor del torneo, ya que acumula siete títulos consecutivos en Montecarlo, desde que lo ganara por primera vez en 2005, y ostenta una racha de 38 victorias consecutivas.

En la próxima ronda, Nadal se medirá al kazajo Kazakh Mijail Kukushkin, procedente de la fase previa de clasificación.

Por su parte, Djokovic también respondió a la perfección ante Seppi (6-1, 6-4) y, tras ganar este año ya el Abierto de Australia y el torneo de Miami, demostró que es el hombre a batir, aunque Nadal sea el campeón defensor.

Su próximo adversario se presenta más complicado, ya que será el ucraniano Alexandr Dolgopolov, número 16 de la competencia.

En los cuartos, Djoko se libró de verse con un especialista en tierra batida como es Ferrer, que cayó 6-3 y 6-2 ante el brasileño Bellucci, un rival muy a tener en cuenta en esta superficie.

Ferrer, número 6 mundial, que destaca a menudo por su regularidad, había siempre llegado, por lo menos a los octavos de final, desde su primera participación en el 2003. Había sido cuartofinalista en 2005, 2006, 2007 y 2008, y semifinalista en 2010.

En el resto de encuentros del día, el también español Nicolás Almagro (N.8) ganó al italiano Potito Starace 7-6 (7/3) y 6-1, al igual que el checo Tomas Berdych (N.6), que dejó fuera al croata Marin Cilic, por 7-6 (7/3) y 6-1.

La Armada española se despidió, junto a Ferrer, de dos hombres, Albert Montañés y Pablo Andújar, que perdieron respectivamente frente al serbio Janko Tipsarevic y el suizo Stanislas Wawrinak.

EISS