Moscú.-  ¿Hirving, qué comiste para desquiciar a alemanes y coreanos en la cancha?

Mucha pasta, pescado, un poco de salsa, un licuado y mucha hidratación.

Lozano realiza tres comidas: un refrigerio, una suplementación y la merienda. Después de anotar el gol a Manuel Neuer, en el vestidor ya tenía preparado un plato de pasta con salsa a la boloñesa y un licuado con proteínas. Era momento de recuperar las energías del desgaste de correr, presionar, la explosión de los dribles, las fintas, los cambios de dirección.

Entre 10 y 15 minutos antes de que acabe un partido, Beatriz Boullosa, nutrióloga de la Selección Mexicana de futbol, tiene que ingresar al vestidor para iniciar con el proceso de recuperación física de los jugadores, que comienza desde la dieta, el descanso, la hidratación.

“Todo lo que nosotros le damos a los seleccionados está basado en ciencia”, dice Beatriz.

Todo comenzó con un test de genética que se les aplicó a los seleccionados nacionales en concentraciones previas, eso les ayudó a definir dietas específicas para los jugadores, ingredientes, porciones y periodicidad de la ingesta de alimentos.

En algunos casos, las características genéticas de los futbolistas, les hace consumir ciertos productos, como chocolate amargo para quienes tienen pocos niveles de dopamina y necesitan activarse porque su ciclo circadiano los convierte en personas nocturnas, que se les dificulta conciliar el sueño. El reloj biológico de cada jugador delimitará el tratamiento a desarrollar.

El estudio analiza los 24 genes de los seres humanos. “Con esta información me di cuenta de qué jugador es más propenso a tener hambre todo el día, porque no tiene el gen de la saciedad, qué jugador es más propenso a sufrir —por ejemplo— en un futuro problemas cardiovasculares. Al ser personalizado ya le podemos decir al jugador de manera muy específica qué necesita y qué no”, señala Beatriz Boullosa.

¿Qué tan determinante es la alimentación en el rendimiento de los futbolistas?

Un estudio de Gatorade Sports Science Institute indica que por cada 35 kilocalorías por kilogramo que no consuma un jugador en su dieta, tiene el doble riesgo de lesionarse.

Para Beatriz Boullosa los riesgos son muy variables en cada situación, pero “un jugador que no descansa ocho horas, que no se alimenta inmediatamente, que no se rehidrata, es mucho más propenso a sufrir una lesión (...) va a depender de diferentes investigaciones, pero todas demuestran lo mismo”, indicó.

Alfredo Talavera corrobora la importancia de la dieta en la recuperación de lesiones o en la resistencia a los problemas musculares.

Desde hace cuatro años tiene un programa de nutrición específico, su dieta se basa en alimentos con grasas en 50% del total, 40% entre proteína y fibra y el 10% restante son carbohidratos.

“Todos somos diferentes y el carbohidrato da energía... pero a mí no, a mí me da energía la grasa, del aguacate, del aceite, la carne roja, hasta de las semillas”, indicó el portero de Toluca.

Antes de comenzar su programa nutricional, Alfredo sufría de calambres. Percibía molestias durante el calentamiento y ya en el segundo tiempo eran evidentes los dolores.

“En la hidratación muchos nos equivocamos porque pensamos que es tomar agua y no, sólo nos sirve para refrescarnos”.

Él ha recurrido a preparar un suero con agua mineral, sal de mar, bicarbonato, miel y limón.

“Una buena alimentación puede ayudarnos a la concentración, a reaccionar más rápido, tener las fibras con más chispa. Eliminé la pasta de mi alimentación, obviamente todo lo que tiene que ver con la comida chatarra. Todo eso está descartado desde el inicio”, añade el portero del Tricolor.

•••

Javier Hernández es innovador, le gusta incorporar nuevos ingredientes a su dieta, aunque siempre lo consulta con Beatriz Boullosa y Jesús Corona es el más disciplinado en el cuidado de su alimentación, tiene un ritual de tiempos, porciones e intensidad para ir al gimnasio, comer y tomar la siesta.

“Cuido todo, el plan de acompañamiento ha sido muy importante y todo el equipo lo está haciendo, nos vemos bien en el campo, y nos sentimos bien físicamente, entonces es importante”, explica Hirving Lozano sobre la importancia del régimen específico de alimentos para cada futbolista.

Cuando no están con la Selección, la plataforma tecnológica y el plan de acompañamiento que implementó Juan Carlos Osorio sirvieron como guías para cuidar la alimentación de los jugadores. Eran recomendaciones de alimentos y planes completos que se adecuaban a las necesidades genéticas de los futbolistas.

“Se les puso ejemplos de qué desayunos, comidas y cenas les favorecen según los resultados genéticos”, explica la nutrióloga de la Selección.

Sin embargo, el ingrediente asignado a todos fue el jugo de cereza, ya que les ayuda a la recuperación, al descanso y la producción de melatonina en el cuerpo, por lo tanto llegan a un sueño profundo y descansan realmente.

Aunque no hay ingredientes prohibidos, se recomienda que los mediocampistas consuman grandes cantidades de carbohidratos, por el desgaste físico, la resistencia de los 90 minutos y la energía que consumen, por lo que ingieren pastas.

En tanto, para los porteros no es recomendable el consumo excesivo de cafeína, ya que puede interferir en su descanso y, por lo tanto, en la concentración y capacidad de reacción.

Para los jugadores que participan en ligas europeas, el choque cultural los hizo incorporar ingredientes a su dieta, como el aceite de oliva, que marca una diferencia con los futbolistas que juegan en México.

•••

Juan Carlos Osorio se realizó el test de genética y pagó él mismo la prueba para poder explicarles a los jugadores los beneficios de la información en el rendimiento.

Beatriz Boullosa explica que los futbolistas mexicanos ya saben la importancia de la alimentación en su rendimiento, aunque algunas veces dice sentirse como la mamá de los jugadores al recordarles que se tomen los suplementos, respeten las porciones y se mantengan hidratados.

“Es una maravillosa oportunidad poner mi conocimiento al servicio de los jugadores. (Juan Carlos Osorio) es un hombre que ha estudiado mucho y está familiarizado con el tema de la ciencia, de los datos, las cifras y estadísticas y eso ha hecho muy fácil mi labor”.

En cuanto a los jugadores indica que la edad determina la responsabilidad de los alimentos que consumen.

“Los jugadores con más experiencia van sintiendo los efectos de hidratarse, suplementarse, pero los más jóvenes siguen sintiéndose invencibles y cero vulnerables. Con ellos hay que hacer esa labor de recordar por qué la dieta”, dijo Boullosa, la encargada de desarrollar los planes específicos de alimentación de la Selección Mexicana.

[email protected]