La temporada pasada Christian Villanueva sólo tuvo oportunidad de mostrarse en 12 partidos de las Grandes Ligas, debutó el 18 de septiembre del año pasado el día en que su equipo, los Padres de San Diego derrotaron 4-2 a los Diamondbacks de Arizona.

Ante más de 20,000 aficionados en el Petco Park, el joven pelotero jalisciense marcó su ansiado debut en el mejor beisbol del mundo, dentro de esta campaña 2017. Aquella noche se convirtió en el mexicano 125 en jugar en las Grandes Ligas.

Todo inició con sus actuaciones en El Paso

Debido a sus buenas actuaciones en el equipo El Paso Chihuahuas, sucursal de la Triple “A” de Padres de San Diego, el tapatío Villanueva, de 26 años de edad, fue llamado al primer cuadro de los “frailes”.

Pese a estar sólo en una docena de partidos, su promedio de bateo fue más que aceptable: .344, y uno de los mejores jonroneros de esta temporada de Las Mayores, confirmó que su temporada de estreno no fue una casualidad.

“Cuando era niño también pegaba jonrones, fue algo que me gustó desde chico. Muy apasionado, dejé familia, dejé amigos, escuela, me sacrifiqué por llegar ahora donde estoy”, declaró en entrevista para la cadena de Claro Sports.

Villanueva es un talento que estuvo a punto de consolidarse para Cubs de Chicago, pero una grave lesión en su pierna lo hizo perder su oportunidad, pero ahora con los Padres tiene un gran inicio de temporada: 22 hits, siete cuadrangulares, 16 carreras impulsadas y su promedio de bateo es de .355.

Villanueva recibió la responsabilidad de ser el cuarto bate de los Padres de San Diego, sus siete cuadrangulares y 16 carreras impulsadas lo respaldan, pero eso no es algo que le quite el sueño.

“Es un orgullo para mí, pero trato de no pensar mucho en la posición en que esté, sólo pienso en pararme en el home plate, dar un buen contacto, y hacer lo que sea que tenga que hacer para ayudar a mi equipo a ganar”, dijo.

Los Padres de San Diego y Dodgers de Los Ángeles jugarán en Monterrey en mayo, sobre lo que el jugador opinó: “Orgulloso, contento, ya quiero estar allá y quiero ver el recibimiento de toda esa gente mexicana, el poder jugar y llevar el mejor beisbol del mundo a Monterrey, ver a los niños mexicanos, toda esa gente que no puede venir a los Estados Unidos a ver un juego de Grandes Ligas. Espero hacerlo bien para representar a mi país de la mejor manera”.