El entrenamiento concluye para el equipo de los Capitanes de la Ciudad de México, Jonatan Machado Tamez toma el balón y continúa practicando junto a otros dos compañeros.

Los cambios para Jonatan comenzaron desde septiembre del 2017 en la pretemporada de la quinteta, y el proceso desde entonces no ha sido sencillo al pasar de la Liga ABE a la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, ya que el jugador ocupa una posición diferente a la que estaba acostumbrado.

Jonatan tuvo que comenzar un proceso para bajar de peso, aún continua, y añade que los entrenamientos y la alimentación son distintos, “en la Liga universitaria todavía estás preocupado por la tarea que tienen que entregar”.

Durante la temporada regular, el jugador que porta el número 10 participó en 31 de 40 encuentros y registró un total de 97 unidades, 81 rebotes y 24 asistencias.

Lo físico fue un aspecto que también trabajó durante su etapa universitaria, al cambiar su forma de entrenar, pero ahora bajo el mando del coach Ramón Díaz, “está cambiando muchas cosas más”, comenta Machado Tamez, quien fue parte del selectivo de la Universiada Mundial de China Taipei.

Al basquetbolista novato de la quinteta capitalina le dio seguimiento el staff de la franquicia durante aproximadamente un año, en su participación con los Borregos del ITESM Campus Toluca, en la Liga ABE. Y su incorporación se da después del tryout que realizó Capitanes en mayo del 2017, en el Centro Deportivo Chapultepec. Lo que les llamó la atención del jugador fue que se veía comprometido consigo mismo y con ideas muy claras.

El trabajo que ha hecho el coach Ramón Díaz con Jonatan es poner énfasis en la confianza, le ha inculcado el juego defensivo y aportar al equipo, independientemente, del tiempo que permanezca en la duela. Señala que el juego defensivo de la organización les ha dado identidad, además de que existe una gran química entre los jugadores.

Jonatan indica que sus compañeros son quienes le recuerdan que su momento llegará y que trabaje duro en los momentos en los que se desespera porque las cosas no salen como él lo desea.

“Emmanuel Andujar siempre que se me acerca tiene un comentario y sabe cómo decírmelo, y me ha servido mucho”, puntualiza el jugador.

Al hablar de sus características como deportista, se describe como una persona aguerrida, que no se deja intimidar por una persona del equipo contrario, y defensivo.

El chico de 24 años recuerda que en su etapa de la preparatoria el coach Alberto Alegría le inculcó ser aguerrido, “a no dejarme de los demás”. Esa es parte de su filosofía y como ahora trabaja para mejorar.

Ramón Díaz, coach de los Capitanes, indica que durante la temporada se llevó una grata sorpresa con Jonatan, “no es un jugador conformista. Ha sido un año duro, entre comillas, para él, en la adaptación al baloncesto profesional  (...) Creo que tiene en la cabeza el querer seguir mejorando, el seguir siendo humilde y preferir seguir formándose, que jugar o ganar mucho dinero y estoy convencido de que le va a ir muy bien,  me atrevería a decir que se convertirá en uno de los mejores jugadores de México en los próximos años”.

El proceso que lleva Jonatan Machado Tamez hace que llegue una hora antes de que inicien los entrenamientos del equipo en el Gimnasio Juan de la Barrera. La disciplina es parte importante de su proceso y lo que lo ha posicionado en la Liga.

Él decidió a los 10 años jugar baloncesto y explica: “Usas todo el cuerpo, no sólo una parte. Me apasiona, puedo estar aquí mil horas”.

[email protected]