El paro competitivo en el Torneo Clausura 2020 impacta a todos los equipos de la Liga MX, pero no por igual. Xolos pudo disputar seis juegos como local a puerta abierta, con una ocupación de 92%, pero  varios equipos disputaron cuatro juegos con público en las gradas y su quinto encuentro fue a puerta cerrada por la alerta sanitaria del nuevo coronavirus.

Por taquilla, venta de alimentos y bebidas en el estadio y compras en la tienda del club, Tijuana habría ingresado 172.9 millones de pesos en sus seis juegos en casa, sólo superado por Rayados (209.7 millones), Tigres (187.9 millones) y Chivas (174.5 millones), Monterrey, con cinco juegos de local y los otros dos con cuatro y uno sin público, y sin contar ingresos por Copa MX ni Liga de Campeones de Concacaf. En el caso de estos tres equipos, los cálculos están basados en los abonos que venden para la temporada. Pero no son los únicos ingresos.

“Los equipos profesionales de los principales deportes suelen tener, a grandes rasgos, tres fuentes de ingresos: los derechos de televisión o de trasmisión, que son su ingreso más importante; las entradas a los estadios, y lo que se consume y la venta de artículos como camisetas, pelotas, tazas, etcétera”, resume César Velázquez Guadarrama, profesor-investigador del departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana.

Con la actividad detenida por la alerta sanitaria del Covid-19, los clubes dejarán de percibir ingresos por la falta de partidos y quizá deban rembolsar pagos anticipados, como los abonados.

“Los ingresos de los equipos se verán afectados en la medida en que estas fuentes de ingresos se reduzcan. La taquilla se pierde al cancelarse los partidos. Muchos equipos tienen abonos por temporada, pero es posible que haya cláusulas en las que se les regrese por lo menos algo de lo ya pagado a los aficionados. De cualquier forma, se pierde todo lo que se consume en el estadio”, agrega Velázquez.

Lo que se consume en los estadios es alrededor de 1.6 veces más de lo que se ingresa por boletaje.

En el caso de los clubes del Norte ya mencionados, Xolos no ingresará por boletaje y consumo 86.5 millones de pesos en promedio por los tres juegos en el Estadio Caliente si se cancela el torneo y representan 33.3% menos de lo que hubiese logrado en un Clausura 2020 sin suspensión por salud; Rayados se quedaría sin 167.7 millones (44.4%), y Tigres sin 187.9 millones de pesos (50%) por cuatro juegos (uno ya a puerta cerrada).

Pero los equipos más afectados son León, Santos y Chivas. La Fiera se perdería si no se reanuda la competencia 55.6%, 85.3 millones de pesos gastados por los aficionados que asistirían al estadio en los cuatro juegos que tendría por disputar más el jugado sin público en la jornada 10 contra Pumas. Este juego y el de Cruz Azul en la jornada 13 son sus partidos con los boletos más caros: 467 pesos promedio. Los laguneros se quedan sin 55.5% (117.3 millones), y Chivas sin 55.6% (218.1 millones) y con el Clásico frente al América en la jornada 14. En promedio, en la Liga habría una pérdida en este concepto de 46.5 por ciento.

Junto a Xolos, Cruz Azul (37.5%, 58.6 millones de pesos) y Puebla (37.5%,  62.3 millones) son los clubes menos golpeados en esta línea de ingresos. Otras entradas económicas mermadas serían las ventas fuera del estadio, en las que según la Liga MX se gasta 444 pesos por aficionado, y los derechos de transmisión, que en promedio son entre 150 y 500 millones de pesos por año, y, según datos recabados por El Economista, rondan 250 millones por club, de modo que por juego son 14.7 millones de pesos.

La Liga de Futbol de Francia no recibiría pagos de dos de sus socios por el paro: Canal+ con 110 millones de euros y beIN Sports con 42 millones, ambos para el 5 de abril, y en junio beIN tiene otro pago de 55 millones. La Bundesliga ya hablaba al respecto con sus socios y Globo en Brasil tampoco pagará por el Campeonato Paulista.

Si las televisoras en México hicieran lo que en Europa y Brasil hacen por la falta de contenido que transmitir, en promedio los equipos dejarían de ingresar entre 44.1 millones de pesos (a los que les restan tres juegos en casa) y 58.8 millones (los que tienen cuatro juegos de local pendientes), es decir, entre 17.6 y 23.5 por ciento. El total en la Liga MX sería de poco más de 926.1 millones (20.6 por ciento).

¿Cómo afecta esto a los clubes deportivos?

“En un futuro será importante observar cómo esta crisis le pega a los diferentes equipos al interior de cada Liga. Si los ingresos de la Liga se juntan y luego se reparten entre los equipos (NFL, Premier League), todos los equipos se van a ver más o menos igual de afectados. Si en la Liga cada equipo se queda sólo con su ingreso (futbol en México), el efecto de la crisis se notará más en unos equipos. Esto puede afectar el balance competitivo de los torneos”, expuso César Velázquez.

angel.huguez@eleconomista.mx