La Copa Oro solo está registrada para este año y para la edición del 2021, por lo que hasta el momento esa será la última edición del torneo.

“Conmebol y Concacaf han conversado el último año sobre una Copa América combinada”, comentó Carlos Cordeiro, presidente de la Federación de Futbol de Estados Unidos ante los medios de comunicación. “Sin embargo, aún no se ha podido llegar a un acuerdo”, puntualizó.

Una situación similar vive la Copa América, que está registrada hasta la edición del próximo año, que se jugará en Argentina y Colombia.

Al terminar las competencias de cada uno de los torneos, las confederaciones tendrán el tiempo para sentarse en la mesa y discutir un posible torneo en conjunto después del Mundial de Qatar 2022.

Realizar una competición entre ambas confederaciones significaría un aumento en las cifras económicas del evento.

“De raíz, nunca entendí por qué un continente tiene que formar dos confederaciones. De juntarse tendrían un torneo con un nivel competitivo altísimo, el segundo más importante después de la Euro Copa. Los beneficios serían maravillosos en el plano económico y comercial. Además, involucraría una permanencia del torneo por varias décadas más”, comentó a El Economista, el entrenador mexicano, Jacques Passy.

En la Copa América de Chile 2015, en la que los invitados fueron México y Jamaica (torneo en el que el Tri llevó a un segundo equipo para también jugar la Copa Oro) significó poco interés por parte de los aficionados mexicanos y generó una derrama económica de 70 millones de dólares.

Mientras que en la Copa América Centenario del 2016, en la que participaron México, Estados Unidos, Panamá, Jamaica, Costa Rica y Haití, tan solo en la ciudad de San Francisco, en el Levi’s Stadium, donde se llevaron a cabo tres partidos, se obtuvieron 139 millones de derrama en la ciudad.

A la par del desarrollo financiero del torneo, en lo deportivo incrementaría el nivel, principalmente para Concacaf. Un torneo junto a Conmebol significaría competir contra las principales selecciones del continente, como Brasil, Argentina, Uruguay, Colombia y Chile.

Además, tener un torneo en conjunto elevaría la exigencia y competencia para mejorar el desarrollo de los futbolistas mexicanos y del espectáculo deportivo.

Lo que aún continúa a la vista es la disparidad económica dentro de las Confederaciones. Hoy podemos ver que, por ejemplo, el delantero mexicano Raúl Jiménez tiene un valor de 39.1 millones de dólares; es 10 veces más caro que toda la plantilla de 23 jugadores de Martinica, uno de los rivales de grupo de México.

En el Caribe y en otras partes de Concacaf hay equipos que difícilmente van a poder competir contra los sudamericanos”, expresó Jacques Passy.

Mientras tanto, México, muy lejos de regresar a Copa América

El presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, admitió que luce difícil un regreso a corto plazo de la Selección Mexicana en la Copa América, pero señaló que trabajan para lograrlo.

“Es muy complicado. Es una decisión entre las dos confederaciones. Nosotros obviamente vamos de la mano de la nuestra (Concacaf), pero también tendemos puentes para platicar con la Conmebol. En ese sentido lo hemos hecho en varias ocasiones, y ojalá puedan llegar a un buen acuerdo en un futuro, no vemos que sea en un futuro cercano. A nosotros nos conviene tener tanto roce en Concacaf como en competencias de Conmebol, y qué mejor si se pueden hacer de manera conjunta”.

De Luisa puntualizó que organizar un torneo de manera conjunta tiene muchas cosas a discutir: ¿Quién lleva la voz? ¿Quién toma decisiones? ¿Es una manera compartida de 50-50? ¿Quién lleva la parte comercial? ¿Dónde se juega? ¿Qué selecciones invitan? Entonces, es un paquete”.

Por otra parte, señaló que uno de los objetivos de la FMF y de la Dirección de Selecciones Nacionales es la de encontrar a los mejores rivales para el Tri, algo en lo que ya trabajan para la fecha FIFA de marzo del 2020.

Sin embargo, traer rivales europeos no es una idea viable, porque explicó que los europeos tienen competencias oficiales y pocas fechas FIFA para compartir con otras confederaciones.

“Tenemos que ser realistas. La parte económica de traer rivales europeos a México muchas veces no funciona. El tema de las taquillas en México, compararla con Estados Unidos y otras partes del mundo, no es igual. Se nos abre la posibilidad de marzo del 2020. Buscamos rivales ya para ese entonces, y los trabajaremos por fecha FIFA”. (Con información de Salvador Almeida)