Por primera vez en la historia se extrañará la presencia del público en el clásico nacional provocando la pérdida de más de 50 millones de pesos sólo por concepto de boletaje. Y no sólo eso, al respecto, los clubes de futbol y las marcas se han quedado atrás en la búsqueda de conectar e integrar a los aficionados a la distancia. El primer golpe es en la taquilla, pues es típico que se agoten las localidades .

De acuerdo al precio promedio del boleto durante el último juego entre América y Chivas en el Estadio Azteca (correspondiente a la jornada 11 del Apertura 2019) y tomando como referencia la totalidad de la capacidad del estadio, el encuentro estaría dejando de ingresar más de 50 millones de pesos.

Mientras que existen debates acerca de cómo afecta al equipo local o visitante la ausencia de sus fans, es de resaltar que los clubes no han realizado acciones puntuales por incorporar a sus seguidores a los partidos a falta de su presencia física. En este sentido, los más grandes esfuerzos han estado a cargo de las televisoras, quienes, a través de tribunas virtuales, trasladan al fan al interior del estadio e incluso entablan charlas con los comentaristas.

“Era un tema interesante porque se trataba de cómo hacer que los aficionados estuvieran más cercanos al club, dado que ahora por una cuestión de distancia no pueden estar presentes en los estadios. Clubes en distintos países han pedido a sus aficionados que manden una foto de un mismo tamaño para hacer mosaicos en los números de los jugadores, fue como llevarlos en el uniforme. Creo que se podría prestar para hacer cosas más emotivas y da la impresión de que en México se fueron más por la parte comercial”, expuso Francisco San José, catedrático de mercadotecnia deportiva de la Escuela de Ciencias del Deporte de la Universidad Anáhuac.

Los patrocinios y televisión corresponden a las principales fuentes de ingresos de los equipos, es por ello que una vez perdidas las activaciones presenciales y la exposición ante los aficionados en los estadios, los clubes han optado por exponer a sus patrocinadores también en lonas gigantes en las primeras filas de las tribunas.  El clásico nacional es uno de los partidos más atractivos de la temporada, generando conversación en medios digitales y captando la atención de grandes audiencias de televisión.

Pareciera ser un escaparate ideal para las marcas de mover emociones. Aunque estas continúan teniendo exposición, San José considera que no han aprovechado  maneras de llevar activaciones vía remota, pues además de vincularse más al entorno digital, deben generar cercanía.

“Las marcas han fallado, han sido pocas las que se han logrado conectar emocionalmente vía las transmisiones de televisión, da la impresión de que no han sabido entender muy bien esta realidad que estamos viviendo y se han preocupado más en que sean exhibidas en este concepto de lograr exposición de marca, pero no de buscar identificarse o tener una mayor cercanía o complementariedad con el aficionado”.

Aunado a la derrama en boletaje, este medio registró que en 2019 el consumo de cerveza generaba cerca de 6.8 millones de pesos al Estadio Azteca considerando un costo promedio de 100 pesos por vaso y datos de la organización Cerveceros de México indicaron que los fans mexicanos consumen 1.2 vasos de cerveza en los estadios de futbol.

¿Qué oportunidades hay en el modelo de negocio para aminorar las pérdidas que genera un clásico?

“Se podría activar algún tipo de promociones donde a partir de esta pandemia se han puesto muy de moda las empresas de deliveries como Uber Eats, Sin Delantal, etcétera. Hacer un poco paquetes especiales o algún tema a lo mejor vinculando a alguna cadena de restaurantes o comida con un delivery de este tipo o supermercado que te pudieran llevar cosas a casa, sobre todo bebidas o botanas, vinculadas al partido. Hay muchas posibilidades de activar ciertas cosas para atraer la atención y donde el club pudiera sacar un beneficio. Será un partido que seguramente podrá tener un porcentaje de audiencia alto y donde me parece que las marcas dejarán pasar la oportunidad de hacer algún tipo de negocio”.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx