Brasil debe aprender de lo mostrado por Sudáfrica si quiere organizar un Mundial de futbol exitoso en 2014, dijo Carlos Alberto Parreira, entrenador de los Bafana Bafana en la Copa que finaliza el domingo.

Sudáfrica dejó atrás temores y dudas respecto a cuestiones como seguridad e infraestructura para organizar lo que la FIFA calificó de un Mundial que cumplió con las expectativas.

"Hay que seguir los pasos de Sudáfrica, hay gente que desconfiaba, pero se demostró que todo el trabajo está bien fundado", dijo el jueves Parreira en una rueda de prensa en la que el tema fue la próxima Copa del Mundo.

"Todos los problemas fueron superados porque había un planeamiento y una estructura de trabajo (...) Lo crucial es que en Brasil haya agilidad, que la burocracia no sea un impedimento para que se desarrollen las obras", agregó el entrenador que salió campeón con el "scratch" en 1994.

Brasil albergará la primera Copa del Mundo en Sudamérica desde Argentina 1978. El torneo volverá al país tras 64 años.

Sudáfrica, el país con la mayor tasa de crímenes violentos en el mundo, logró contener el delito en la Copa del Mundo, y según la FIFA el promedio de asistencia a los estadios es el tercero más alto de la historia.

"Brasil debe tomar algunas medidas contra la violencia. Somos un país de dimensiones continentales, tiene que haber unión para que sea una de las grandes Copas de todos los tiempos", destacó el entrenador.